Aipex
Español · Português
Síguenos en: feed facebook twitter linedin linedin
Soluciones constructivas del XPS

Cubiertas planas
Cubiertas inclinadas
Fachadas aisladas por el exterior
Fachadas aisladas en cámara y por el interior
Suelos
Cámaras frigoríficas

Cubiertas planas

La cubierta es una de las partes del edificio más expuesta, y el poliestireno extruido es el material aislante de mejor comportamiento frente a la humedad, que soporta sin sufrir daños las variaciones de temperatura y tiene una gran resistencia a la compresión.

La colocación de planchas aislantes de XPS encima de la membrana impermeable en cubiertas planas invertidas, prolonga su duración, protegiéndola contra el ataque de la radiación solar, los cambios térmicos bruscos que pueden provocar cuarteamientos, los ciclos hielo/deshielo y las agresiones mecánicas durante la ejecución y el uso de la cubierta.

Además, en trabajos de reparación y/o rehabilitación energética, para cubiertas con acabado de grava o baldosas flotantes, las planchas aislantes rígidas de XPS permiten revisar la membrana impermeable con facilidad y posibilitan implementar nuevas capas de aislamiento a posteriori para reducir la transmitancia térmica de la cubierta. La gran resistencia a compresión de las planchas aislantes rígidas de poliestireno extruido permite también su utilización en cubiertas destinadas a parking de vehículos.

En la gran mayoría de los casos, no es preciso colocar barrera de vapor en cubiertas invertidas aisladas con planchas de poliestireno extruido. Su colocación en obra, tanto para construcción nueva como para rehabilitación energética, requiere poco tiempo, y toda operación de mantenimiento o de sustitución resulta más sencilla.

Los tipos de planchas de XPS empleadas habitualmente en cubiertas planas, son de 300 kPa y 500 kPa (éste último en el caso de estar sometidas a cargas elevadas, como cubiertas parking) de resistencia mínima a la compresión, superficie exterior lisa y mecanizado perimetral a media madera.

Tipología de cubiertas planas con aislamiento de XPS:

Cubiertas invertidas

» No transitables, accesibles para mantenimiento

• Acabado con grava
• Ajardinadas

» Transitables

• Acabado con baldosas amorteradas
• Acabado con baldosas flotantes
• Tráfico rodado (cubiertas parking)

Cubiertas ligeras tipo Deck

Pcapa de protección de grava
Csacapa separadora antipunzonante bajo protección. En el caso de cubiertas invertidas, esta capa debe ser además filtrante y capaz de impedir el paso de áridos finos.
Icapa de impermeabilización(1)
Cscapa separadora. Se dispondrá cuando deba evitarse la adherencia o el contacto entre capas
XPSaislante poliestireno extruido
Bbarrera contra el vapor. Sólo si hay riesgo de condensación según lo dispuesto en el Documento Básico DB HE-1 Limitación de la demanda energética
FPformación de pendientes(2) de hormigón con áridos ligeros
SRSoporte resistente
FUforjado unidireccional
BCelementos de entrevigado (bovedilla) cerámicos
BHelementos de entrevigado (bovedilla) de hormigón
FRforjado reticular
CCelementos de entrevigado (casetón) cerámicos
CHelementos de entrevigado (casetón) de hormigón
Llosa
Gchapa grecada

Memorias descriptivas

___ m2 aislamiento térmico de cubierta plana invertida, mediante planchas rígidas de espuma de poliestireno extruido (XPS), de ____ mm de espesor, con una conductividad térmica declarada λD = ____ W/m·K; resistencia térmica declarada RD = ___m2·K/W; clasificación de reacción al fuego Euroclase E, según la norma UNE EN 13501-1 y código de designación XPS-EN13164-T1-CS(10\Y)300-CC(2/1.5/50)130-WL(T)0.7-WD(V)3-FT2- DS(TH)-DLT(2)5, de acuerdo con las especificaciones de la norma UNE EN 13164.

___ m2 aislamiento térmico de cubierta plana invertida ligera, mediante baldosa aislante compuesta por una protección consistente en una capa de mortero modificado de 10 mm de espesor y una base aislante de espuma de poliestireno extruido (XPS), de __ mm de espesor, con una conductividad térmica declarada λD = ____ W/m·K; resistencia térmica declarada RD = ___m2·K/W; clasificación de reacción al fuego Euroclase E, según la norma UNE EN 13501-1 y código de designación XPS-EN13164-T1-CS(10\Y)300-CC(2/1.5/50)100-WL(T)0.7-WD(V)3-FT2- DS(TH)-DLT(2)5, de acuerdo con las especificaciones de la norma UNE EN 13164.

Memorias descriptivas

___ m2 aislamiento térmico de cubierta plana Deck, mediante planchas rígidas de espuma de poliestireno extruido (XPS), de __ mm de espesor, con una conductividad térmica declarada λD = ____ W/m·K; resistencia térmica declarada RD = ___m2·K/W; clasificación de reacción al fuego Euroclase E, según la norma UNE EN 13501-1 y código de designación XPS-EN13164-T1-CS(10\Y)300-CC(2/1.5/50)100-WL(T)0.7-WD(V)3-FT2- DS(TH)-DLT(2)5, de acuerdo con las especificaciones de la norma UNE EN 13164.

Puesta en obra

Cubierta plana invertida con estructura soporte de hormigón

En la cubierta plana invertida, al “invertir” las posiciones convencionales de impermeabilización y aislamiento térmico, colocando éste sobre aquella, la durabilidad de la impermeabilización aumenta notablemente.

Acabados no transitables

Cubierta invertida no transitable acabada en grava, árido rodado, en granulometría 20 - 40 mm, lavado, y en espesor mínimo de 50 mm. Con 50 mm se aportan entre 80 y 100 kg/m2 de sobrecarga, que compensan el empuje, por flotabilidad, de las planchas ligeras y rígidas de poliestireno extruido.

Si la grava contiene exceso de finos, se colocará encima de las planchas un fieltro separador no tejido o geotextil, imputrescible y permeable al agua, de 100 g/m2 como mínimo (de poliester, p.ej.). Así se evita que los finos se depositen en la membrana, dañándola, o que colmaten los sumideros.

Acabados transitables

Hay varias opciones como protecciones transitables. Las tres primeras para tránsito de personas y la cuarta para tránsito, además, de vehículos.

Pavimento de baldosas de hormigón:

Se forma una cámara ventilada entre las planchas aislantes de poliestireno extruido y las baldosas, apoyándolas sobre soportes distanciadores. Se tendrá en cuenta la acción punzonante de los soportes distanciadores de modo que la presión transmitida a las planchas aislantes no sobrepase el valor de resistencia a compresión para una deformación máxima a largo plazo por fluencia del 2% (es decir, alrededor de 100-130 kPa, 1-1.3 kp/cm2, dependiendo del fabricante, para un XPS con resistencia a compresión de 300 kPa). Las baldosas se disponen sobre los soportes de manera que se formen juntas abiertas entre ellas, para permitir así cualquier dilatación, y facilitar tanto el drenaje del agua en superficie como la ventilación bajo las baldosas, de modo que se forme un pavimento “abierto” a la “difusión“.

Pavimento continuo de baldosín cerámico:

se explicó anteriormente el concepto de azotea a la catalana, en que se dispone un pavimento sobre cámara ventilada. En el caso de cubierta invertida se recomienda igualmente mantener un cierto grado de ventilación o aireación entre el pavimento y el aislante térmico (de nuevo se trata de conseguir un sistema “abierto” a la “difusión”). Hay productos comercializados bajo el nombre genérico de “capa de difusión” que, de hecho, no facilitan especialmente la difusión del vapor como tal, sino más bien el secado (si se prevén juntas “abiertas” de cada paño embaldosado, por donde “respire” la tal capa de “aireación”) y, a la vez, drenaje, en caso de presentarse agua, ya provenga de condensación o de lluvia.

El objetivo aquí es impedir la formación de una lámina de agua estancada entre el mortero del embaldosado y las planchas aislantes, lámina que actuaría a modo de barrera de vapor en la “cara fría” del aislante, lo que sería contraproducente, en particular donde haya una climatología local especialmente adversa (por frío y lluvias), ya que se puede verificar un ataque de humedad excesivo, al encontrase el aislamiento térmico de poliestireno extruido entre dos ambientes saturados de humedad procedente del ambiente exterior, tanto en su “cara caliente” como en la “cara fría”. Dada la gran diferencia de presiones de vapor que se establece, se verificará una muy fuerte difusión de vapor a través de la plancha aislante (y ello, destaquémoslo, sin que intervenga la difusión de vapor desde el ambiente interior, retenida suficientemente bajo la impermeabilización-barrera de vapor).

Finalmente, se recomienda armar la capa de mortero (de 40 mm de espesor mínimo) con que se tome el pavimento, con un mallazo –incluso una simple tela de gallinero-, a fin de repartir de mejor forma las sobrecargas que se produzcan.

Pavimento de baldosas aislantes:

Debido a la protección pesada requerida por la solución invertida (con los diversos acabados expuestos), se tiene una sobrecarga en cubierta de más de 80 kg/m2. Cuando, por razones estructurales o por tratarse de una rehabilitación con limitaciones muy estrictas, tanto en sobrecarga admisible como en accesibilidad de la cubierta, se desee la solución de cubierta plana invertida con el menor peso posible, entonces es posible instalar baldosas aislantes, con base aislante de XPS integralmente adherida a la terminación en mortero tratado u hormigón poroso, que aportan, según los modelos, entre 25 y 60 kg/m2 a la cubierta y no requieren de medios especiales para llevarlas sobre la cubierta.

Estas baldosas aislantes:

› Se pueden usar con pendientes del 1 al 5%.
› Su peso no se considera a la hora de evaluar el sistema de sujeción de la impermeabilización y su estabilidad ante el viento.
› En el perímetro de la cubierta, el borde de las baldosas aislantes está protegido de la luz solar y de la acción del viento directo por debajo de las mismas. Los petos tienen una altura mínima de 50 mm por encima de la superficie de las baldosas.
› Para evitar la succión de viento se debe estudiar, en función del tipo de baldosa (peso, dimensiones, diseño de juntas, etc), el comportamiento ante succión de viento. Como dicho efecto se produce en el perímetro de cualquier cubierta, sobre todo en las esquinas, y también alrededor de cualquier encuentro importante: lucernarios, chimeneas, casetas de maquinaria, etc., se suele disponer en tales zonas, o bien un lastre adicional a modo de pasillo formado con baldosas de hormigón de 600x600x50 mm, o bien una fijación mecánica, o incluso el pegado de las baldosas.

Con capa de rodadura para tránsito de vehículos:

Igualmente puede haber varios tipos de soluciones constructivas de cubierta invertida que proporcionen la capa de rodadura para una cubierta transitable para vehículos. Limitémonos a enumerarlas: rodadura formada por losa de hormigón armado, capa de asfalto, adoquín sobre cama de arena. Debido a las fuertes sobrecargas, en cubierta “parking” se hace necesario el uso de planchas aislantes de poliestireno extruido de mayores prestaciones mecánicas que las habituales en cubierta invertida.

Acabados vegetales o ajardinados

Aunque en cubierta invertida, como en la convencional, es también practicable el acabado intensivo, con grandes espesores de sustrato edafomineral (más de 200 mm y hasta 1000), cultivo de todo tipo de plantas y de todo porte, y mantenimiento y regado periódicos, se destaca aquí por su actualidad la posibilidad de un acabado extensivo. En este tipo de cubierta, más que “ajardinada”, “vegetal”, también llamada “azotea ecológica” se tiene:

› Una capa de drenaje o “geodren” entre las planchas aislantes de XPS y la capa de sustrato.
› Una capa de sustrato con espesor entre 60 y 120 mm (compárese con el acabado intensivo).
› Plantas seleccionadas de modo que no necesiten cuidados ni riego periódicos (típicamente del género Sedum, plantas crasas, tipo “uña de gato”). Además son plantas con un porte pequeño, lo que, en caso de incendio, no agrava el problema, al no representar una gran masa orgánica en cubierta. Las principales ventajas de las cubiertas vegetales extensivas son la mejora estética, la relativa ligereza respecto de la solución intensiva, el mantenimiento mínimo, la reducción de caudales que debe soportar la evacuación de pluviales, y la formación de un sumidero de CO2 constituido por las plantas. Las mayores dificultades vienen del escaso o nulo desarrollo de las plantas en climas de veranos muy secos (humedad relativa media de menos del 40%, con mínimas de menos del 20%) y temperaturas en cubierta muy altas, hasta 50-55 ºC, como consecuencia de la intensa radiación solar. En tales casos es obligado un mantenimiento y regado mínimos, o bien disponer sistemas “pasivos” que aseguren en todo caso un suministro mínimo de agua a las plantas.

Cubierta plana con estructura soporte de chapa metálica grecada (cubierta deck)

En caso de usar aislamientos orgánicos con limitaciones en la temperatura de servicio permanente (por ejemplo, poliestireno extruido) y en la estabilidad dimensional resultante, se instalan láminas impermeabilizantes sintéticas (se recomiendan de aplicación en frío) de color blanco o claro, a fin de evitar un sobrecalentamiento que pueda deteriorar al aislante. En el caso de instalar planchas de poliestireno extruido se comprobará la posible falta de compatibilidad química entre la formulación de la lámina y el soporte dado por las planchas de aislamiento. Es conocido, por ejemplo, el caso de las planchas de PVC que consiguen el grado adecuado de flexibilidad añadiendo plastificantes. Si entran en contacto con el poliestireno, dichos plastificantes, dependiendo de su formulación específica, pueden migrar en mayor o menor medida, volviéndose la lámina de PVC frágil y contrayendo dimensionalmente, con el consiguiente perjuicio para el sistema de cubierta. La solución pasará por disponer una capa de separación adecuada entre lámina y aislamiento.

Cubiertas inclinadas

Gracias a las planchas aislantes de espuma rígida de poliestireno extruido, podemos hacer del desván o bajocubierta de una casa o edificio un espacio habitable.

Este espacio resulta un lugar de alto riesgo de condensación en una construcción; por ello, el aislante ideal para esta aplicación debe poseer no sólo una elevada capacidad de aislamiento térmico y una óptima resistencia a la compresión, sino también excelentes características en su comportamiento frente a la humedad, como resulta tenerlas el poliestireno extruido.

Además, su facilidad de manipulación y colocación, permite obtener altos rendimientos de mano de obra en cubiertas inclinadas.

Tipología de cubiertas inclinadas con aislamiento de XPS:

Cubiertas inclinadas

Con teja amorterada

» Con piezas clavadas (tejas, pizarra…) y cámara ventilada
» Aislamiento bajo estructura cubierta (techos de granjas)
» Paneles sándwich

• Metálicos
• De madera

Los tipos de planchas de poliestireno extruido empleados habitualmente en cubiertas inclinadas, son de 200 kPa de resistencia mínima a la compresión, superficie exterior ranurada en el caso de cubiertas con teja amorterada, superficie exterior lisa en el caso de cubiertas con piezas clavadas y cubiertas con aislamiento bajo estructura, y superficies rugosas en el caso de fabricación de paneles sándwich con recubrimientos encolados al aislante. Los mecanizados perimetrales suelen ser a media madera, excepto para paneles sándwich, con canto recto sin mecanizar.

T tejado ( tejas, pizarra, placas y perfiles metálicos)
XPSaislante
Cscapa separadora. Se dispondrá cuando deba evitarse la adherencia o el contacto entre capas
Icapa de impermeabilización(1)
Bbarrera contra el vapor. Sólo si hay riesgo de condensación según lo dispuesto en el Documento Básico DB HE-1 Limitación de la demanda energética
SRSoporte resistente y formación de pendientes (2)
FUforjado unidireccional
BCelementos de entrevigado (bovedilla) cerámicos
BHelementos de entrevigado (bovedilla) de hormigón
Llosa

Memorias descriptivas

___ m2 aislamiento térmico de cubierta inclinada, mediante planchas rígidas, ranuradas por una cara, de espuma de poliestireno extruido (XPS), de ___ mm de espesor, con una conductividad térmica declarada λD = _____ W/m·K; resistencia térmica declarada RD = ______m2·K/W; Clasificación de reacción al fuego Euroclase E, según la norma UNE EN 13501-1 y código de designación XPS-EN13164-T1-CS(10\Y)300- DS(TH), de acuerdo con las especificaciones de la norma UNE EN 13164.

Puesta en obra

Puede haber, como ocurría en la cubierta plana, dos tipos principales de cubierta inclinada o tejado, según se forme una cámara ventilada, caso en el que se podrá hablar de un tejado frío, o no, caso en el que se podrá hablar de un tejado caliente.

Tejado frío

Se pueden distinguir dos casos, según que la cámara se forme en el propio plano del faldón (surgiendo entonces bajo el faldón una buhardilla o desván “habitable”) o se forme entre el faldón y el soporte horizontal (forjado) del tejado (surgiendo entonces bajo el faldón una buhardilla o desván “no habitable”):

Cámara ventilada formada en el propio faldón . Es la solución más habitual en Centroeuropa (en España se puede encontrar sobre todo en la Cornisa Cantábrica y zonas montañosas como los Pirineos) y se basa en la construcción en madera (o metal, también, más recientemente) de modo que se consigue una completa ventilación “cruzada” bajo la teja interponiendo un doble orden de enrastrelado, que tiene el papel de soporte de la teja.

Tejado caliente

Es el tipo de tejado más frecuente en España. A pesar de no disponer, como se ha explicado, de una cámara ventilada propiamente dicha, suele producirse al menos una llamada “microventilación” entre las tejas y su soporte, dada simplemente por la forma de las tejas y su encaje en seco, sin sellado, a modo de escamas, que siempre da lugar a que la pequeña cámara o interespacio entre tejas y soporte “respire”. Ello es conveniente a fin de facilitar, en particular en condiciones invernales, la salida de cualquier exceso de humedad que se pudiera ver atrapado bajo las tejas, con el consiguiente riesgo de daño para ellas, especialmente por heladicidad.

El aislamiento en tal tipo de tejado caliente se puede colocar o bien directamente bajo teja, es decir, entre la teja y el soporte estructural del faldón, o, si no, por el interior, como un falso techo.

Volviendo al primer caso, si se instala el aislamiento bajo teja, entonces hay dos opciones según reciba o no directamente la sobrecarga de las tejas.

Dada la pendiente de una cubierta inclinada, para que un aislamiento térmico sea un buen soporte directo de la teja, instalada al modo tradicional (pellada o cordón de mortero), debe asegurarse que no habrá desplazamientos de las tejas por deslizamiento sobre el aislante térmico. Por tanto, el acabado superficial del aislante deberá ser tal que el mortero de agarre de las tejas quede firmemente anclado al aislante. La solución más habitual ha consistido, en los últimos casi 20 años, en un tipo de plancha rígida con un acabado superficial acanalado por una de sus caras, con suficiente robustez para permitir un adecuado anclaje del mortero de la teja, para lo cual, evidentemente, las planchas se colocan con las acanaladuras paralelas a la cumbrera del faldón.

La estabilidad, ante succiones provocadas por viento, del sistema formado por las planchas aislantes y las tejas depende de la propia estabilidad de las tejas, como en cualquier cubierta inclinada. Las planchas aislantes no suponen ninguna pérdida (ni mejora) de estabilidad. Para su fijación se suelen usar, con óptimo comportamiento en pendientes de hasta 57% (30º), espigas plásticas con la adecuada longitud como fijaciones mecánicas, en una distribución más densa en el mismo contorno del faldón (unas 5 fijaciones por m2), que es donde se pueden producir los mayores esfuerzos por viento, y menor en el resto de la superficie del faldón (unas 3 fijaciones por m2). De todos modos dichas fijaciones tienen sentido sólo para mantener en posición las planchas mientras no se ha instalado sobre ellas el lastre dado por la teja.

Además, en este tipo de instalación se prevé siempre la formación de un cajeado en los encuentros del faldón con aleros y hastiales, de modo que las planchas queden cobijadas y retenidas por los topes que forman el cajeado. El tope en alero estará dimensionado para retener el posible deslizamiento de las planchas aislantes y la teja montada sobre ellas.

En una situación topográfica más extrema de exposición a vientos, la teja se instalará siempre con fijación mecánica (ganchos, clavos, etc.) o con adhesión con espuma de poliuretano. En ambos casos procederá instalar un enrastrelado como soporte más adecuado de la teja. No obstante, en algún caso, como alternativa, se ha recibido con mortero el enrastrelado sobre las propias planchas acanaladas. También, como alternativa para lograr un cierto grado de ventilación sin necesidad de disponer un doble enrastrelado, se han dispuesto, ocasionalmente, las planchas con las acanaladuras en la dirección de la pendiente, lo cual permite un grado de ventilación en esa dirección, a la vez que el único orden de rastreles, para la fijación de las tejas, permite la ventilación en la dirección ortogonal, paralela al caballete del tejado.

Fachadas aisladas por el exterior

La utilización de planchas aislantes rígidas de XPS para aislamiento de muros de cerramiento, incrementa el confort de habitabilidad y reduce el riesgo de condensaciones. Los sistemas de aislamiento térmico por el exterior, como ETICS/SATE y fachadas ventiladas, son soluciones constructivas especialmente interesantes en procesos de rehabilitación energética, ya que, al intervenir por el exterior, no se producen interferencias para los usuarios de las viviendas o recintos, no se reduce su superficie útil y se revaloriza estética y económicamente el inmueble.

Fachadas Fachadas aisladas por el exterior En estos sistemas, es recomendable el empleo de planchas aislantes rígidas de XPS, obteniendo una envolvente térmica continua, reduciendo la transmitancia térmica del muro y corrigiendo los puentes térmicos lineales, como frentes de forjados, contornos de huecos, pilares, etc. Asimismo, la muy baja transpirabilidad del XPS impide el riesgo de condensaciones intersticiales y las consecuentes patologías por humedades. Cabe decir también que los altos niveles de resistencia mecánica de este material, tanto a compresión como a tracción, le proporcionan una importante ventaja respecto a otros materiales aislantes para su aplicación en ETICS/SATE. Las planchas aislantes rígidas de XPS son recomendables también para el aislamiento exterior de muros enterrados de hormigón armado, reduciendo la transmitancia térmica de éstos, y protegiendo la impermeabilización del contacto directo con el terreno. La elevada resistencia a la compresión del XPS permite soportar la presión del terreno sin que se produzcan deformaciones en el aislante que pudieran mermar su capacidad aislante. Las planchas se aplican directamente sobre la superficie a aislar, cuidando que las juntas se acoplen perfectamente. Para evitar que al colocar el material de relleno las planchas puedan moverse, es suficiente emplear alguna cola o mástico adecuado en las juntas.

Tipología de muros de cerramiento con aislamiento de XPS:

Aislamiento por el exterior de fachadas

» Sistema de aislamiento térmico por el exterior (SATE)
» Fachadas ventiladas

Muros enterrados

Los tipos de planchas de XPS empleadas habitualmente en muros de cerramiento, son de 200 y 300 kPa (éste último en el caso de estar sometidas a presiones importantes, como por ejemplo en muros enterrados) de resistencia mínima a la compresión. La superficie exterior suele ser rugosa o ranurada en el caso de ETICS/SATE y de aislamiento por el interior con enyesado o revoco, y lisa para fachadas ventiladas, muros de doble hoja y muros enterrados. Los mecanizados perimetrales suelen ser machihembrados, o con canto recto sin mecanizar (en este caso es recomendable su aplicación en doble capa con juntas contrapeadas).

RE
XPSaislante
Ccámara de aire ventilada
LCfábrica de ladrillo cerámico (macizo o perforado, cuando el AT se fije mecánicamente)
BHfábrica de bloque dehormigón
RIrevestimiento interior formado por un enlucido, un enfoscado o un alicatado

Memorias descriptivas

___ m2 aislamiento térmico de cerramiento vertical por el exterior, como soporte de revestimiento para SATE (ETICS), mediante planchas rígidas de espuma de poliestireno extruido (XPS), de ____ mm de espesor, con una conductividad térmica declarada λD = ____ W/m·K; resistencia térmica declarada RD = _____m2·K/W; Clasificación de reacción al fuego Euroclase E, según la norma UNE EN 13501-1 y código de designación XPS-EN13164-T2-CS(10\Y)200 -DS(TH)- TR100-SS100-MU80, de acuerdo con las especificaciones de la norma UNE EN 13164.

Memorias descriptivas

___ m2 aislamiento térmico de cerramiento vertical en cámara, mediante planchas rígidas de espuma de poliestireno extruido (XPS), de ___ mm de espesor, con una conductividad térmica declarada λD = __ W/m·K; resistencia térmica declarada RD = ___m2·K/W; clasificación de reacción al fuego Euroclase E, según la norma UNE EN 13501-1 y código de designación XPS-EN13164-T1-CS(10\Y)200- DS(TH), de acuerdo con las especificaciones de la norma UNE EN 13164.

Puesta en obra

Se trata de una instalación delicada y expuesta, aunque es la solución más próxima al ideal de control higrotérmico de la edificación, pues aprovecha al máximo la inercia térmica de la construcción y, sobre todo, se eliminan casi por completo los puentes térmicos. De hecho, sólo se formarán puentes térmicos en la medida en que las fijaciones del aislamiento y de los revestimientos (en fachada ventilada) así lo determinen.

Dado que la intervención para instalar el aislamiento se produce por el exterior del edificio, será la solución preferida en casos de rehabilitación térmica, pues se evita en la mayor medida posible interferir con los usuarios del edificio o vivienda.

Además, se proporciona una protección máxima del cerramiento frente a agresiones climáticas. En este sentido, es de destacar la fachada ventilada, donde se produce, por un lado, la disipación de calor en condiciones estivales de intensa radiación solar, y, por otro, en condiciones invernales, la evaporación de cualquier condensación.

Ello es así gracias a la cámara muy fuertemente ventilada que se forma entre el aislamiento y el revestimiento. Se aplican planchas de XPS, sectorizando la cámara ventilada, mediante barreras de fuego si la fachada tiene más de 18 m de altura, con el objeto de evitar el posible efecto chimenea en caso de incendio.

Además, el acabado exterior proporcionará la protección adecuada a las planchas rígidas de base orgánica, ante la radiación UV.

En el caso de revestir directamente el aislamiento con morteros monocapa en un sistema ETICS (External Thermal Insulation Composite Systems) es muy recomendable que el sistema sea garantizado por una empresa que se responsabilice de la compatibilidad de todos los productos y su correcta instalación, tal y como se encuentra recogido en homologaciones técnicas tipo DIT (Documento de Idoneidad Técnica), DITE (DIT Europeo), Technical Agrément, Avis Technique..., y siguiendo las indicaciones de la Guía EOTA ETAG 004.

Fachadas aisladas en cámara y por el interior

Aumentando la capacidad térmica de la cámara intermedia en un muro de doble hoja, las planchas rígidas aislantes de poliestireno extruido hacen más homogéneas y confortables las condiciones climáticas de los recintos aislados.

Su colocación resulta sencilla y rápida, sin que en general sea necesaria la implementación de una barrera de vapor. Gracias a su elevada resistencia a la humedad, el valor de aislamiento inicial se mantiene inalterable en el tiempo. Al igual que los sistemas de aislamiento por el exterior comentados anteriormente, el aislamiento de muros por el interior está especialmente indicado en procesos de rehabilitación energética de edificios.

La inercia térmica es media, y los puentes térmicos pueden tener una fuerte incidencia, por lo que conviene su análisis, en particular de cara a evitar condensaciones superficiales y formación de moho.

Con cierto tipo de aislamientos higrotérmicos (con alta resistividad al vapor de agua –factor m-), como es especialmente el caso del poliestireno extruido, y para la mayoría de condiciones climatológicas y usos de los edificios, no se precisa la típica barrera laminar contra el paso de vapor, ni hace falta prever una cámara ventilada, pudiendo ir el aislamiento totalmente emparedado entre las hojas exterior e interior del muro, ocupando, por tanto, el espesor total de la cámara en que se inserta. Si fuera necesario, es factible comprobar –y cuantificar- el riesgo de condensaciones, por ejemplo, mediante el método de cálculo de la norma UNE EN ISO 13788.

Tipología de muros de cerramiento con aislamiento de XPS:

» Aislamiento intermedio en muros de doble hoja
» Aislamiento por el interior mediante trasdosados

LCfábrica de ladrillo cerámico (macizo o perforado)
BHfábrica de bloque de hormigón de áridos densos
RMrevestimiento intermedio
RErevestimiento exterior
XPSaislante no hidrófilo
LHfábrica de ladrillo hueco
YLplaca de yeso laminado
RIrevestimiento interior formado por un enlucido, un enfoscado o un alicatado

Memorias descriptivas

___ m2 aislamiento térmico de cerramiento vertical por el interior, como soporte de revestimiento de yeso, y de puentes térmicos, mediante planchas rígidas de espuma de poliestireno extruido (XPS), de ____ mm de espesor, con una conductividad térmica declarada λD = ____ W/m·K; resistencia térmica declarada RD = _____m2·K/W; clasificación de reacción al fuego Euroclase E, según la norma UNE EN 13501-1 y código de designación XPS-EN13164-T1- CS(10\Y)200- DS(TH), de acuerdo con las especificaciones de la norma UNE EN 13164.

Puesta en obra

Fachadas aisladas en cámara

Colocar el aislamiento en la cámara del muro de fachada es la instalación más tradicional y frecuente. Sin embargo, como no es aparente, es decir, que una vez cerrada la cámara no se puede comprobar fácilmente cómo se hizo la instalación, se requiere un control muy estricto. Además la habitual construcción del muro en España, empezando por la hoja exterior (al revés que en el resto de Europa), dificulta la instalación correcta, que debe mantener la debida separación -y cámara- entre el aislamiento y la hoja exterior. De hecho, en España, no hay práctica en la construcción, ni elementos auxiliares estandarizados (separadores, llaves de atado) para asegurar una sujeción y posicionamiento correctos del aislante dentro de la cámara.

Con planchas de XPS se pueden producir juntas abiertas por mala colocación, y el consiguiente riesgo de puente térmico y falta de estanqueidad al aire (corrientes de convección en la cámara, comunicando la cara caliente y la fría de las planchas aislantes y degradando, por consiguiente, las prestaciones térmicas del muro). Se puede minimizar con juntas machihembradas entre planchas, que algunos productos (por ejemplo los de XPS) incorporan de fábrica. Igualmente se debe cuidar que las planchas cubran toda la altura de la cámara, o bien mediante planchas con dimensiones adecuadas o, si no, completando oportunamente con recortes de planchas. Todos los aislamientos orgánicos quedan protegidos por la hoja interior de cualquier fuego originado en el interior del edificio (EI30 o superior: un simple tabique de L.H.S. con enlucido), con lo que no hay ningún riesgo especial en cuanto a exposición a fuego.

Fachadas aisladas por el interior

Es una instalación relativamente sencilla y a la vista, especialmente apta para rehabilitación (aunque interfiriendo con el usuario del edificio o vivienda), e incluso el bricolage. Se da una rápida respuesta térmica del local, especialmente adecuada para viviendas de uso intermitente (fin de semana), puesto que la calefacción se emplea directamente en calentar el aire del ambiente interior, dada la mínima inercia térmica del revestimiento del aislamiento. Sin embargo, dicha inercia térmica débil, ventaja en tales casos, puede ser una desventaja en viviendas de uso permanente, dada la mayor estabilidad térmica que proporciona una elevada inercia térmica.

En cuanto a condiciones higrotérmicas, los puentes térmicos tienen una incidencia extrema, ya que el cerramiento, al quedar situado en la cara “fría” del aislante, presentará una superficie fría en cualquier rotura o puente térmico que presente el aislamiento (justo lo contrario del aislamiento por el exterior).

En cuanto a instalación, cuando se aplique el enlucido de yeso directamente sobre el aislamiento, éste presentará una superficie apta para el buen agarre del yeso.

Hay práctica especialmente con planchas rígidas de XPS.

En todo caso se armará la capa de yeso con mallas de revoco, de cara a evitar problemas de fisuración, por ejemplo, coincidentes con las juntas entre planchas. Igualmente el aislamiento presentará una superficie apta para su pegado al muro soporte con los habituales cementos- cola. Otra posibilidad cada vez más frecuente es laminar el aislamiento y una placa de yeso.

Puentes térmicos

Normalmente servirá un espesor relativamente pequeño de aislamiento, 3 cm, para poder alcanzar un control efectivo del puente térmico, de modo que se evite el riesgo de moho, condensaciones superficiales y un exceso de pérdidas de calor. Como aislamiento de frente de forjado, se suelen usar XPS, altamente resistentes a compresión, de modo que se colocan como fondo perdido de encofrado, y presentan una superficie suficientemente adherente al hormigón cuando fragua.

En el proyecto y la instalación del aislamiento del puente térmico se debe cuidar especialmente la compatibilidad dimensional de todos los elementos constructivos que intervienen, así como, en casos notorios como el frente de forjado, la propia estabilidad del muro, puesta en precario si se apoyara la hoja exterior sobre el propio aislamiento en vez de apoyar sobre la viga perimetral del forjado. En tales casos se suele recurrir a apoyar la hoja sobre un perfil angular metálico fijado al frente del forjado o a algún tipo de atado que una firmemente la hoja exterior del muro con cada forjado de piso.

Suelos

Una parte importante del consumo de energía, así como la sensación de confort, están condicionadas a la instalación de un aislamiento térmico adecuado en los suelos.

La finalidad principal del aislamiento térmico para esta aplicación es la de mantener la temperatura superficial del suelo en valores lo más cercanos posible a la temperatura del aire, para evitar la dispersión del calor y asegurar el confort del ambiente. y prevenir el fenómeno de la condensación.

El uso de planchas aislantes rígidas de XPS en aislamiento de suelos, proporciona, entre otras ventajas, ahorrar energía en climatización, puesto que se considera que un 15-20% de las pérdidas de calor en el edificio se producen a través del suelo; reducir el riesgo de condensaciones intersticiales y superficiales; contribuir a mantener constante la temperatura interior del edificio, mejorando el confort; y soportar cargas estáticas elevadas por períodos muy largos, sin ninguna deformación.

Los tipos de planchas de poliestireno extruido empleadas habitualmente en aislamiento de suelos, son de 300, 500 y 700 kPa (éstos dos últimos en el caso de estar sometidas a cargas importantes, como por ejemplo en suelos industriales, con tránsito de vehículos y maquinaria pesada) de resistencia mínima a la compresión. La superficie exterior suele ser lisa y los mecanizados perimetrales con corte perimetral a media madera, o con canto recto sin mecanizar (en este caso es recomendable su aplicación en doble capa con juntas contrapeadas).

Tipología de suelos con aislamiento de XPS:

» Soleras y losas de hormigón armado en contacto con el terreno
» Forjados con aislamiento inferior
» Forjados con aislamiento intermedio (suelos radiantes)

ACacabado
Mcapa de mortero *
XPSaislante no hidrófilo
SRforjado u otro soporte resistente

Memorias descriptivas

__m2 aislamiento térmico de suelos de uso doméstico o comercial, mediante planchas rígidas de espuma de poliestireno extruido (XPS), de ___ mm de espesor, con una conductividad térmica declarada λD = ____ W/m·K; resistencia térmica declarada RD = ___m2·K/W; Clasificación de reacción al fuego Euroclase E, según la norma UNE EN 13501-1 y código de designación XPS-EN13164-T1-CS(10\Y)200-DS(TH), de acuerdo con las especificaciones de la norma UNE EN 13164.Memoria descriptiva

__m2 aislamiento térmico de suelos de uso industrial o con tráfico de vehículos ligeros, mediante planchas rígidas de espuma de poliestireno extruido (XPS), de _____ mm de espesor, con una conductividad térmica declarada λD = __ W/m·K; resistencia térmica declarada RD = _____m2·K/W; Clasificación de reacción al fuego Euroclase E, según la norma UNE EN 13501-1 y código de designación XPS-EN13164-T1-CS(10\Y)500-CC(2/1.5/50)180- WL(T)0.7-WD(V)3-FT2- DS(TH)-DLT(2)5, de acuerdo con las especificaciones de la Norma UNE EN 13164.

Puesta en obra

En construcciones nuevas, en las que se requiere el aislamiento de soleras de hormigón armado, las planchas aislantes rígidas de poliestireno extruido son ideales para ser colocadas directamente sobre la superficie de aquéllas. Se debe extender sobre las planchas aislantes una capa de separación de polietileno o similar. Por último, se instala una capa de compresión de mortero u hormigón, de un espesor no inferior a 5-6 cm, sobre la que se instalará el pavimento final. En el caso de pavimentos industriales, a base de losa de hormigón armado, el aislamiento de poliestireno extruido puede colocarse entre ésta y el terreno firme compactado.

Las planchas de XPS para el aislamiento inferior de forjados intermedios, pueden fijarse inicialmente mediante un adhesivo a base de cemento-cola, completándose el anclaje definitivo con fijaciones mecánicas. El acabado del techo puede realizarse con placas de yeso laminar.

Asimismo, el poliestireno extruido constituye la solución ideal para el aislamiento de suelos radiantes. Las planchas aislantes se colocan sobre la estructura del forjado, intercalando entre éste y el aislante una lámina de polietileno que actúa como capa de separación. A continuación, los conductos de calefacción se instalan por encima del aislamiento. Se aplica entonces una capa de arena para la nivelación del piso, de un espesor que asegure al mismo tiempo un recubrimiento adecuado de las tuberías de calefacción. A continuación, una capa de mortero de unos 4 cm servirá como base para la aplicación del pavimento de acabado.

Una parte importante de las pérdidas energéticas que se registran en un edificio, hasta un 20%, se realiza a través de los suelos, ya estén en contacto con el terreno (solera), sobre cámara sanitaria, o directamente sobre espacios no calefactados (sótanos) o exteriores (soportales). Además la temperatura superficial del suelo puede ser notablemente inferior a la temperatura ambiente, lo que provoca falta de confort por “radiación fría” y riesgo de condensaciones superficiales. Ambas circunstancias, pérdidas excesivas y falta de confort y el riesgo de condensaciones, se subsanan con la colocación de un aislante térmico.

Al incorporar el aislamiento a la construcción del suelo, se debe tener en cuenta que se situará bajo carga, comprobándose si su resistencia a compresión es la adecuada para las cargas permanentes (pavimento, tabiquería, solera, losa, etc) y de uso (doméstico, público, industrial, etc) a que se vea sometido. Normalmente se suele considerar, a favor de seguridad, que las cargas se reparten según un cono de presiones a 45º, a partir de la superficie de aplicación o apoyo de la carga.

En el caso de un suelo calefactado, es obligada la disposición de un aislamiento térmico bajo la instalción si no se quiere calefactor el terreno o la vivienda de los vecinos del piso inferior. Por otro lado, la posibilidad de que el aislante térmico entre en contacto con agua (procedente del terreno, de condensaciones, o también de la propia humedad de obra) lleva al uso de materiales con la resistencia adecuada (planchas rígidas, especialmente de poliestireno extruido).

Cámaras frigoríficas

Las planchas aislantes rígidas de poliestireno extruido resultan una solución de altas prestaciones térmicas y mecánicas para la construcción de cámaras frigoríficas, tanto a temperatura positiva (cámaras de conservación) como negativa (cámaras y túneles de congelación).

Para la ejecución del cerramiento perimetral, divisiones interiores y techos, suelen prefabricarse paneles sándwich metálicos autoportantes, insertando el aislamiento de poliestireno extruido entre chapas encoladas de acero, aluminio, PVC, etc., los cuales se entregan y montan en obra ensamblándose entre sí mediante uniones generalmente machihembradas.

Para el aislamiento del suelo de cámaras frigoríficas, se instalan entre una solera y el pavimento de hormigón las planchas de poliestireno extruido con corte perimetral a media madera, que facilitan el montaje en obra y reducen el riesgo de puentes térmicos a través de las juntas. Es recomendable la aplicación del poliestireno extruido en doble capa con juntas contrapeadas.

Los tipos de planchas de poliestireno extruido empleadas habitualmente en aislamiento de cámaras, son de 200, 300, 500 y 700 kPa (éstos dos últimos en el caso de aislamiento de suelos en cámaras frigoríficas industriales, con tránsito de vehículos y de maquinaria pesada) de resistencia mínima a la compresión. La superficie exterior suele ser rugosa para la prefabricación de paneles sándwich de paredes y techos, cuyos recubrimientos van encolados al aislante, y lisa para el aislamiento de suelos. Los bordes perimetrales con canto recto para la prefabricación de paneles sándwich, y con corte a media madera para las planchas de suelos.

AIPEX · Numancia 185, 2º 2ª · 08034 Barcelona · Tel +34 93 534 34 16 · Fax +34 93 534 34 92 · info@aipex.es · Condiciones de uso · Política de Privacidad · Copyright 2011 ©