Etiqueta: aislamiento térmico

Categorías

Archivo

XPS Y PASSIVHAUS, DESTINADOS A ENTENDERSE

28/11/2022 | Información técnica Sin categorizar

La actual coyuntura, de preocupación por el coste de la energía y por las consecuencias del cambio climático, ha centrado la conversación en el sector de la construcción en la eficiencia energética y la edificación más sostenible, preparada para optimizar el uso de unos recursos escasos y reducir las emisiones nocivas de gases de efecto invernadero. Uno de los protagonistas indiscutibles de esta tendencia es el estándar Passivhaus.

Los edificios construidos según los requisitos de este exigente estándar, más conocidos como casas pasivas, logran reducir el consumo de energía al mínimo mediante una rigurosa aplicación de diferentes medidas de eficiencia, con ahorros de entre un 70% y un 80% de la energía en comparación con una vivienda tradicional. Passivhaus se basa en cinco pilares básicos: aislamiento térmico, hermeticidad, ausencia de puentes térmicos, puertas y ventanas de altas prestaciones, y sistemas de ventilación con recuperación de calor.

Recientemente, desde AIPEX recordábamos que el poliestireno extruido, también llamado XPS, es un material idóneo para cumplir con los estrictos criterios necesarios para acreditar un edificio como Passivhaus. La elevada durabilidad de este material, que conserva sus propiedades inalteradas a lo largo del tiempo, junto con su alta resistencia a la compresión, su versatilidad y, sobre todo, su capacidad de aportar confort térmico y evitar patologías como las humedades en el interior de la vivienda, lo convierten en una elección perfecta a la hora de llevar a cabo un proyecto de estas características.

Encontramos dos excelentes ejemplos de edificios pasivos en nuestra publicación “Arquitectura con XPS”, disponible para descarga de forma gratuita en la web de AIPEX.

El primero de ellos es la Casa Taller Laboratorio Passivhaus Premium (CLTPP), en Robledo del Buey (Toledo). Un proyecto que, según su promotor, Luis A. Martínez, socio-director de Passivhaus Consultores, “es una idea original y única en España. Es una Casa-Taller-Laboratorio Passivhaus Premium positivo. Es decir, está preparado para producir energía para su autoconsumo, para la movilidad eléctrica y para la ciudad”.

El aislamiento de su envolvente, ha permitido conseguir unos valores de demanda de frío y calor excepcionalmente bajos, de 8 Kwh/m2 año; no se puede olvidar que, en lugares con temperaturas extremas tanto en verano como en el invierno, dicho aislamiento permite mantener sin gran gasto una temperatura de confort en el interior. El clima, por tanto, es un importante factor a la hora de optimizar el espesor del aislamiento térmico necesario para cada proyecto.

El XPS de DANOSA ha sido empleado en la losa de cimentación. Su absorción de agua prácticamente nula y su estructura de célula cerrada permiten tanto la transpirabilidad como una máxima resistencia a la compresión, que previene su deformación a largo plazo.

Por otro lado, a finales de 2018 abrió sus puertas la primera oficina construida con criterios Passivhaus de Portugal, ubicada en Ílhavo (Aveiro): el espacio nZEBoffice+ es a un tiempo sede de la Asociación Passivhaus del país y de la empresa Homegrid, responsable de su rehabilitación.

Los resultados de la reforma integral acometida por Homegrid hablan por sí mismos: ahorros de energía de más del 75% y un mayor confort térmico en el interior de la oficina. El poliestireno extruido de FibranXPS, empleado en el aislamiento de los muros por el interior, fue una de las claves. En palabras de João Gavião, arquitecto: “Nos resultaba especialmente atractivo el conjunto de ventajas que nos ofrecía, y, en especial, sus excelentes valores de aislamiento, la facilidad de su instalación y la disponibilidad del material, el hecho de contar con un colaborador en nuestra red, Iberfibran, que es un referente en la producción de XPS, y la posibilidad de, en combinación con otros productos, alcanzar una solución global con un excelente desempeño a la hora de minimizar los puentes térmicos y garantizar la estanqueidad del aire”.

Como muestran estos dos proyectos pioneros, el XPS y el estándar Passivhaus tienen mucho en común. Todo hace pensar que su alianza está llena de futuro y nos traerá muchos nuevos ejemplos de edificios en los que el diseño, el confort y la eficiencia irán de la mano hacia una construcción más duradera y respetuosa con el medio ambiente

, , , ,

ACTUALIZAMOS LA “GUÍA TÉCNICA PARA LA REHABILITACIÓN DE LA ENVOLVENTE TÉRMICA DE LOS EDIFICIOS” CON XPS, ¿QUÉ PODEMOS ENCONTRAR?

28/10/2022 | Información técnica Noticias

Los ambiciosos objetivos de reducción de emisiones de la Unión Europea, que tienen como meta la descarbonización de la economía, dependen en gran medida de la rehabilitación con objetivos de eficiencia energética del parque edificado de los países europeos, que es responsable de buena parte de las actuales emisiones. Para alcanzar el objetivo marcado de una reducción del 80% de las emisiones de cara a 2050, la movilización de fondos a través del programa Next Generation de la Unión Europea y el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) pretenden financiar y subvencionar las actuaciones de rehabilitación de edificios necesarias.

A la hora de emprender una rehabilitación cuyo objetivo sea la mejora de la eficiencia y el ahorro energético, es clave abordar de forma integral la envolvente térmica del edificio, pero, ¿a qué se refiere este término? La envolvente comprende las cubiertas, suelos y fachadas del edificio, además de las particiones interiores que separan los recintos habitables de los no habitables. Es determinante a la hora de garantizar la eficiencia energética de una edificación y el grado de confort interior que ofrece a quienes viven o trabajan en ellos.

Dado que existen numerosas actuaciones sobre la envolvente en las que el XPS es uno de los materiales aislantes más adecuados, no solo por sus por propiedades aislantes, sino por su durabilidad, absorción de agua prácticamente nula y resistencia a la compresión, esta “Guía Técnica para la Rehabilitación de la Envolvente Térmica de los Edificios” es el instrumento perfecto para consultar antes de poner manos a la obra. 

Ya existía una primera versión de esta guía publicada por el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) en el año 2008. Según las nuevas exigencias de la Sección de Ahorro de Energía DB-HE del Código Técnico de la Edificación (CTE), cuya última modificación se publicó a finales de 2019, en la rehabilitación de edificios en que se actúa en una superficie de la envolvente que supere su 25% es preciso aplicar unos valores de aislamiento superiores a los propuestos en la guía de 2008; los requisitos de protección térmica de las edificaciones son más estrictos y se relacionan con los Edificios de Consumo de Energía casi Nulo (NZEB). 

En palabras de Mario Serrano, secretario general de AIPEX: “El sector de la construcción avanza en sus objetivos de descarbonización del parque edificado, apostando por la renovación de los inmuebles existentes con criterios de mayor eficiencia y ahorro de energía. Desde la asociación de fabricantes, conscientes de las nuevas necesidades, hemos abordado una actualización de este documento donde incluir las exigencias del DB-HE, con el objetivo de facilitar el trabajo a los profesionales del sector”.

Así, en esta actualización se pueden encontrar los cambios que se deben tener en cuenta según los nuevos requisitos en lo referente a los espesores mínimos de aislamiento térmico. Recoge los detalles referentes a las intervenciones en la fachada, ya sean por el exterior (con el sistema SATE) o por el interior; en cubiertas planas invertidas, tanto transitables como no transitables; en cubiertas inclinadas, suelos exteriores y particiones interiores horizontales. Además, efectúa una actualización de los costes de los materiales y mano de obra, e incluye tablas con el listado de materiales, componentes y mano de obra necesarios para llevar a cabo un metro cuadrado de superficie de cada solución de rehabilitación, con precios de referencia.

“El XPS es un material duradero, resistente, con un excelente comportamiento ante la humedad y el agua, y con una gran capacidad como aislante térmico. Su uso está recomendado tanto para obra nueva como rehabilitación, permitiendo cumplir con los requisitos normativos vigentes e, incluso, contribuyendo a alcanzar los certificados ambientales más exigentes del mercado como BREEAM, VERDE o LEED e, incluso, Passivhaus. Esta guía pretende ser una herramienta de trabajo donde se ponga en valor su aportación a la eficiencia y sostenibilidad del edificio, mostrando sus aplicaciones en diferentes casos”, resume Mario Serrano.

Te invitamos a descargarte la guía aquí

, , , , ,

SEMANA EUROPEA DE LA ENERGÍA SOSTENIBLE: EL XPS Y LA DESCARBONIZACIÓN DE LOS EDIFICIOS

28/09/2022 | Agenda Noticias

Como cada año desde 2007, septiembre es el mes en que se celebra la Semana Europea de la Energía Sostenible 2022 (European Sustainable Energy Week). Se trata del mayor evento anual dedicado a las energías renovables y al uso eficiente de la energía en Europa, y consiste en una serie de actividades encaminadas a construir un futuro de seguridad energética para el continente.

Desde AIPEX estamos comprometidos con estos objetivos y consideramos que la construcción tiene mucho que aportar a su desarrollo, debido al enorme margen de mejora que existe todavía para alcanzar la descarbonización, realizando edificios más sostenibles y que produzcan menos emisiones. Este compromiso se ha reflejado en acciones recientes, como nuestra adhesión a la Hoja de Ruta para la descarbonización de la edificación en todo su ciclo de vida, enmarcada dentro del proyecto Building Life de Green Building Council España, o la participación pública para la actualización de la Estrategia a largo plazo para la rehabilitación energética en el sector de la edificación en España (ERESEE 2020) .

No podemos olvidar que, según datos recientes de la ONU, el sector de la construcción ocasiona el 38% de las emisiones globales de CO2 relacionadas con la energía, teniendo en cuenta tanto las emisiones de la propia industria de la construcción como las que ocurren durante la fase de uso los edificios.

La construcción sostenible, basada en criterios de eficiencia energética y economía circular, y la rehabilitación energética para reducir las emisiones de los edificios existentes son los grandes retos a los que se enfrenta el sector en la actualidad. Materiales aislantes como el XPS pueden realizar una enorme contribución a esos desafíos, gracias a sus propiedades.

Comencemos echando un vistazo al ciclo de vida de este material constructivo, desde su fabricación hasta el fin de la vida útil de los edificios en los que se instala. En primer lugar, cabe destacar que el XPS es un material reciclado, porque puede incluir en su composición un elevado porcentaje de material reciclado; en ocasiones, de hasta un 100%.

A la hora de su instalación y durante las fases de uso del edificio, su durabilidad es la característica clave del XPS. Sus propiedades permanecen inalteradas ante condiciones climáticas extremas y el paso del tiempo, lo que hace que necesite un mantenimiento mínimo y pueda realizar su función aislante durante la totalidad de la vida útil de la construcción, evitando así una nueva fabricación, transporte y colocación en obra, con las emisiones derivadas de estas actividades. Incluso llegado este momento del final de la vida útil del edificio en el que ha sido instalado, será posible su reutilización o reciclaje.

En la actualidad, los fabricantes de XPS tienen un firme compromiso para obtener materiales cada vez más alineados con los postulados de la economía circular, y trabajan intensamente en optimizar cada una de las fases de su ciclo de vida.

“Los materiales son capaces de aportar sostenibilidad y eficiencia energética al proceso constructivo, por eso es fundamental que las compañías apuesten por la innovación, desarrollando productos que ayuden a minimizar el impacto ambiental del edificio hasta que este sea igual a cero”, comentó, con ocasión de la participación de AIPEX en ERESEE 2020, Mario Serrano, secretario general de la asociación. “El XPS es un material idóneo para lograrlo. En construcción, contribuye a conseguir un excelente aislamiento térmico, reduciendo significativamente las emisiones de gases contaminantes y evitando el despilfarro energético a lo largo de toda la vida útil del edificio, gracias a la excelente durabilidad de sus prestaciones”.

, , , , , ,

EL XPS: UN MATERIAL A PRUEBA DE ENSAYOS. 

04/05/2022 | Información técnica

No es la primera vez que en este blog afirmamos que el poliestireno extruido es un material capaz de ofrecer aislamiento térmico de alta calidad a largo plazo, pero, ¿por qué estamos tan seguros de ello?

Como cualquier otro material aislante, el XPS es sometido a diferentes pruebas y ensayos que acreditan su efectividad, y hoy vamos a hablar sobre algunos de ellos.

Desde el momento mismo de su fabricación, el XPS pasa por diversos ensayos cuyo objetivo es comprobar que el producto es conforme a las exigencias: como parte del control de producción en fábrica, se realizarán ensayos de longitud, ancho, planicidad y rectangularidad.

Por supuesto, la “época de exámenes” para nuestro material no termina aquí. El espesor del producto determinará su resistencia térmica (RD): nos referimos a su la capacidad para oponerse al paso del calor, directamente relacionada con su capacidad aislante. Como ya vimos en el momento de la publicación del nuevo Código Técnico de la Edificación (CTE) los espesores mínimos de aislamiento se han visto aumentados tanto para nueva construcción como para rehabilitación, por ser la medida más sencilla, económica y eficaz a la hora de reducir el consumo energético de las viviendas.

La absorción de agua prácticamente nulaes una de las características estrella del poliestireno extruido, y lo hace especialmente idóneo para aplicaciones como el aislamiento térmico por el exterior o su uso en cubiertas planas, inclinadas o invertidas. “La estructura de célula cerrada del XPS hace que la absorción de agua del material a corto, medio y largo plazo sea inapreciable”, explica Mario Serrano, secretario general de AIPEX. “Esta es una de las principales ventajas competitivas del poliestireno extruido frente a otros materiales aislantes”.

A este respecto, los ensayos que consisten en simular grandes trombas de agua o importantes nevadas ha demostrado que el XPS tiene un comportamiento sobresaliente incluso ante climatología extrema. Las propiedades de este material permanecen inalterables ante el agua, por lo que su poder de aislamiento no pierde efectividad, asegurando una elevada durabilidad.

Uno de los ensayos más exigentes a los que se somete el XPS es el de su absorción de agua a largo plazo. Para ello, se efectúa una prueba por inmersión total en la que se cubre completamente con agua paneles de este material durante 28 días, para determinar el porcentaje en volumen de agua absorbido por el material. Gracias a su estructura celular cerrada, que hemos mencionado previamente, el XPS se convierte en un aislante térmico cuya absorción al agua por inmersión total a largo plazo es casi nula (inferior al 0,7%).

Directamente relacionados con los ensayos de absorción de agua están los de resistencia a los ciclos de hielo-deshielo, que destacan la durabilidad del XPS frente a las inclemencias climatológicas: se demuestra una pérdida de resistencia a la compresión menor al 10% y un aumento de absorción de agua inferior al 1% tras someterlo a 300 ciclos de hielo-deshielo, lo que lo convierte en un material apto para utilizar en zonas con temperaturas muy bajas en invierno.

Por su parte, la resistencia a la compresión es otra de las características destacadas del XPS. Dicha resistencia determina el grado de aptitud de un producto para resistir cargas. Así, el ensayo consiste en tratar de aplicar sobre el material una fuerza que provoque una deformación de un 10%. El XPS posee una resistencia a compresión estándar de 300 Kpa, aunque se pueden obtener productos con resistencias de 500 y 700 Kpa, normalmente empleados en proyectos sujetos a importantes cargas mecánicas o tráfico rodado intenso y/o pesado, como los aparcamientos o las naves industriales.

Existen otros tipos de ensayos posibles, como los de deformación bajo condiciones específicas de carga y temperatura, reacción al fuego, tracción o flexión. La conclusión es que el XPS es un material con características probadas y comprobadas, que hacen que su correcta instalación en las soluciones para las que está recomendado garantice su durabilidad en perfectas condiciones durante muchos, muchos años.

, , , , , , , ,

EL AISLAMIENTO CON XPS EN LAS NAVES INDUSTRIALES

04/04/2022 | Información técnica Sin categorizar

En un momento en el que los peligros del cambio climático suponen un riesgo real, y en el que los precios de la energía se disparan, el aislamiento térmico cobra cada vez más el protagonismo que merece: el aislamiento de cubiertas, fachadas y suelos supone la mejor protección contra el frío y el calor a lo largo de todo el año, logrando que los edificios sean energéticamente eficientes y favoreciendo el ahorro de energía en climatización interior.

Las naves industriales no son una excepción, bien sea porque deben ofrecer unas condiciones de confort a quienes trabajan en ellas, bien sea por la óptima conservación de los productos que albergan. Además, en este tipo de construcciones hay que tener en cuenta ciertas particularidades, como por ejemplo que a menudo sus suelos deben soportar tráfico rodado pesado, por lo que el material aislante empleado en ellos debe poseer una elevada resistencia a las cargas.

La resistencia mecánica del XPS es una de sus características estrella, lo que hace que este material sea uno de los candidatos perfectos para su empleo en forjados, soleras y pavimentos de naves industriales, aparcamientos, carreteras, hangares, etc. El ensayo para determinar la resistencia a la compresión se mide aplicando una fuerza que provoque una deformación de un 10% o rotura en el material. La resistencia a compresión estándar del poliestireno extruido es de 300 Kpa, aunque también existen productos con resistencias de 500 y 700 Kpa. Esto se traduce en que el material es capaz de soportar grandes pesos sin sufrir deformaciones.

Por otro lado, la capacidad del XPS para soportar temperaturas extremas sin que se deterioren sus cualidades aislantes es otra de las ventajas que hacen que sea el material elegido para el aislamiento de cubiertas, ya sean planas, inclinadas o invertidas. Precisamente, la cubierta es la parte más expuesta a las inclemencias del tiempo: radiaciones solares, lluvias o nevadas, por lo que es conveniente escoger para su aislamiento un material de elevada durabilidad y baja absorción de agua, para evitar la aparición de humedades, como el XPS. Podemos ver un ejemplo de la rehabilitación de la cubierta de una nave industrial con poliestireno extruido de nuestro asociado Soprema Iberia.

Gracias a esas propiedades, la vida útil de este material aislante es larga en comparación con otros materiales, por lo que necesitará de menor mantenimiento y es muy improbable que deba ser reemplazado, ahorrando costes en el largo plazo.

Por otro lado, no podemos dejar de mencionar que la resistencia a la compresión y a los ciclos de hielo-deshielo, sumados a la absorción de agua casi nula, hacen que el XPS sea perfecto para aplicaciones frigoríficas, ya sea como aislamiento del suelo en camiones frigoríficos o en cámaras frigoríficas industriales de congelación o conservación.

Estas cámaras frigoríficas industriales son enormes neveras que permiten el almacenamiento y conservación en perfecto estado productos de alimentación, de la industria farmacéutica, del sector de la investigación e, incluso, flores. Dado que requieren una temperatura fría constante y unos niveles de humedad estables, es necesario aislarlas con un material capaz de mantener la temperatura sin oscilaciones, como es el XPS, que ayudará a evitar además el despilfarro energético.

, , , , , ,

SATE: DE LA A A LA X (DE XPS)

01/03/2022 | Sin categorizar

El SATE (Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior) es una de las aplicaciones más habituales del XPS, en la que las propiedades de este material brillan con luz propia. Por ello, le hemos dedicado diferentes artículos en este mismo blog (por ejemplo, haciendo clic aquí , aquí y en el siguiente enlace). Para dibujar un panorama general, hemos elaborado un breve diccionario de términos asociados a este sistema.

Ahorro energético. No cabe duda: la finalidad del aislamiento térmico, y en esto el SATE no es una excepción, es evitar el despilfarro de energía. La energía más verde es la que no se consume y, al actuar de forma integral sobre la envolvente del edificio, el SATE evita que se produzcan pérdidas hacia el exterior y, por tanto, que gastemos más energía para mantener temperaturas estables en el interior de la vivienda. Pero, ¿de cuánto ahorro hablamos? Según estudios recientes, se pueden alcanzar ahorros superiores al 75% con relativa facilidad.

Aislamiento. Las sucesivas normativas tanto españolas como europeas respecto al aislamiento térmico han ido enfatizando cada vez más su importancia, con espesores y exigencias mínimas cada vez mayores. El SATE es una de las aplicaciones más completas en cuanto a aislamiento, ya que actúa sobre la totalidad del edificio, evitando los puentes térmicos por los que se producen pérdidas de energía y pueden originar diferentes patologías.

Circularidad. Garantizar la sostenibilidad de la construcción pasa por implantar la economía circular en sus procesos. Por un lado, soluciones como el SATE propician un menor gasto de energía durante la vida útil del edificio, pero se puede ir mucho más allá. Siempre que se cuente con materiales como el XPS, con un alto porcentaje de material reciclado en su composición (hasta el 100% en algunos casos) y que es reutilizable y reciclable al final de la vida útil de los edificios en los que está instalado, se contribuye a un uso más responsable de los recursos.

Confort. ¿Hay algo comparable a la sensación de relajarse en una casa acogedora? El sistema SATE consigue mantener las temperaturas interiores estables, manteniendo el frío fuera durante el invierno y evitando que el calor excesivo penetre en la vivienda durante el verano, garantizando la comodidad de sus habitantes.

Durabilidad. Al colocarse aislando la envolvente del edificio, el SATE se encontrará expuesto a las inclemencias del tiempo, como la lluvia o los ciclos de hielo y deshielo. Existen diferentes ejemplos, tanto en la geografía española como en el resto de Europa, de edificios cuyo aislamiento SATE realizado con XPS ha aguantado varias décadas sin ver reducidas sus propiedades.

Envolvente. A la hora de aislar, las actuaciones de mejora de la envolvente del edificio son una de las intervenciones estrella, ya que con ellas se pueden lograr ahorros de energía cercanos al 75%. El SATE es, por su enfoque integral, una de las más demandadas.

Instalación. Una aplicación de los paneles aislantes conforme a las instrucciones del fabricante y la normativa vigente sobre aislamiento es un paso imprescindible para que el SATE alcance su máxima efectividad. Recurrir a profesionales con la formación necesaria es fundamental para un óptimo resultado.

Revalorización. Los paneles aislantes, se revisten con una capa protectora y de acabado, ejecutada con morteros especiales, después de su instalación. Esto suele traducirse en una renovación estética del edificio, que junto con la mejora de su certificado energético contribuirá a acrecentar su valor de mercado.

XPS. Sin duda este material es una las mejores soluciones a la hora de aislar una vivienda, ya sea de obra nueva o rehabilitación, y reducir su demanda de energía y posteriores emisiones. Es beneficioso para la salud de sus habitantes, pues gracias a su excelente comportamiento ante el agua, previene la aparición de patologías asociadas a la lluvia, la humedad o los ciclos de hielo y deshielo. En palabras de Mario Serrano, secretario general de AIPEX: “El XPS es un material resistente, duradero y de fácil instalación”.

Y, si quieres ampliar tus conocimientos sobre el SATE, puedes descargar nuestro “Manual de instalación de sistema de aislamiento térmico exterior (SATE) con poliestireno extruido”.

, , , , ,

NUEVO MANUAL DE AIPEX PARA LA INSTALACIÓN DEL SATE

23/11/2021 | Noticias

En AIPEX, el aislamiento térmico es nuestra pasión. Puede parecer una palabra exagerada, pero teniendo en cuenta que aumenta nuestro confort dentro de casa (o de la oficina), nos permite ahorrar en calefacción y aire acondicionado y es bueno para el medio ambiente, ¿cómo no nos va a encantar? Como firmes convencidos de sus bondades, el objetivo de AIPEX es difundir sus usos y aplicaciones para que puedan llegar a más personas (y edificios) y así mejorar la vida de todos.

Como un paso más en la buena dirección, AIPEX ha editado Manual de instalación de Sistema de aislamiento térmico exterior con poliestireno extruido, un sencillo manual de ayuda en el que se detallan todas las claves para una correcta intervención de la envolvente exterior del edificio.

Esta publicación incluye tanto el marco normativo y las ventajas del aislamiento, como la descripción del sistema SATE y los beneficios que aporta el XPS a lo largo de todo el proceso constructivo y de conservación del edificio. La meta final es ayudar a conseguir importantes ahorros energéticos, ya se trate de un edificio en rehabilitación o de nueva construcción. Con la instalación de un sistema SATE con XPS, dichos ahorros pueden llegar nada más y nada menos que hasta el 75%.

“En un momento único en el que las ayudas procedentes de los fondos Next Generation UE se destinarán principalmente a la rehabilitación energética de viviendas, se hace necesario intervenir de la mejor manera posible en aquellos elementos del edificio que consumen mayor energía, como es la envolvente”, explica Mario Serrano, secretario General de AIPEX. “Para ello es fundamental contemplar medidas, como los sistemas de aislamiento por el exterior con poliestireno extruido (SATE con XPS), que reduzcan el consumo de energía sin perder el confort ni la calidad de vida en los hogares”.

Son muchas las ventajas de recurrir a este sistema de aislamiento: por citar algunas, reduce los puentes térmicos, minimiza el riesgo de condensaciones, no afecta a la superficie útil en el interior de las viviendas y las obras no interfieren con el día a día de sus habitantes, al ejecutarse por el exterior.

Una buena ejecución del sistema SATE con XPS es un paso que no se debe descuidar: es necesaria una correcta aplicación de los paneles aislantes sobre la superficie útil exterior de la fachada o medianera existente para lograr la reducción de la demanda energética del edificio en el que se aplica. Acudir a profesionales debidamente formados, que tengan en cuenta la normativa vigente sobre aislamiento y las especificaciones del fabricante para la instalación es clave. Los paneles aislantes, una vez colocados, son revestidos por una capa protectora y de acabado, ejecutada con morteros especiales, que también suele aportar una mejora estética del edificio, que junto con la mejora de su certificado energético suele contribuir a revalorizarlo.

En palabras de Mario Serrano: “Aunque existen diferentes sistemas, el aislamiento por el exterior con poliestireno extruido es la solución más efectiva, ya que con un mínimo de inversión permite rentabilizar el ahorro energético a lo largo de toda la vida útil del edificio. El sistema SATE con XPS tiene un enorme potencial para contribuir a frenar el cambio climático y la dependencia energética, con un coste bajo y un retorno inmediato a su instalación”. Este retorno, según estudios que recoge el propio manual, puede alcanzar hasta 7 euros de retorno en ahorros de energía por cada euro invertido en aislamiento.

¿Tienes ganas de saber más? En nuestro manual podrás resolver todas tus dudas sobre la instalación de este sistema. Además, no es la primera vez que hablamos de SATE en este blog: la larga experiencia de AIPEX en aislamiento térmico y construcción sostenible ha hecho que ya hayamos tocado el tema aquí y aquí.

, , , , , , ,

CUANTO MÁS AISLAMIENTO TÉRMICO, ¿MEJOR?

30/07/2021 | Información técnica

La preocupación por el cambio climático y la necesidad de reactivar la economía después de la crisis provocada por el coronavirus mediante inversiones en sectores como la construcción han determinado que el aislamiento térmico esté en boca de todos. Y no nos sorprende: el aislamiento térmico permite mantener nuestros hogares a temperaturas estables, haciéndolo más confortable, ayuda a ahorrar en la factura energética, revaloriza nuestros hogares de cara a una futura venta y, por si fuese poco, reduce las emisiones nocivas que causan el calentamiento global.

Las ayudas europeas, que tienen como doble objetivo hacer el parque edificado más sostenible e impulsar el empleo, han hecho que tanto los medios de comunicación como las personas de a pie se hayan interesado cada vez más por las bondades del aislamiento térmico.

Está claro que el aislamiento térmico no puede considerarse como un gasto, sino una inversión, ya que el dinero invertido se compensa rápidamente mediante el ahorro energético no solo en calefacción, sino para mantener la vivienda fresca en verano. Pero, en este caso particular, ¿más aislamiento térmico es, necesariamente, mejor?

Aquí es donde debemos hablar del espesor del aislamiento, que no es sino el grosor que tiene: por ejemplo, los centímetros de ancho de una plancha de poliestireno extruido. Para determinar cuál será en cada caso el espesor correcto, debemos saber que estará relacionado con una serie de variables: entre otras, la climatología local, el sistema constructivo elegido, o el coste y las prestaciones térmicas del aislamiento térmico en particular de que se trate.

Teniendo en cuenta dichas variables, existirá un espesor económico,que será elespesor térmico óptimodesde el punto de vista económico. Se basa en un cálculo que considera la relación entre la inversión realizada en aislamiento y el ahorro que se derivará de la instalación del mismo. Así, este espesor óptimo sería aquel con el que, con las premisas consideradas, los beneficios económicos son los máximos. Desde el punto de vista de ahorro energético y de emisiones de CO2, el aislamiento ideal teórico sería aquel con el que se producen los máximos ahorros sin incrementos económicos. Una vez alcanzado este, no sería necesario aislar más, ya que solo se conseguiría un incremento del coste sin un aumento del ahorro energético y, por tanto, de los beneficios.

Los espesores tienen gran importancia a la hora de conseguir edificios más sostenibles. Por ello, el nuevo Documento Básico de Ahorro de Energía (DB-HE) del Código Técnico de la Edificación propuso una la mejora de “la calidad de las envolventes térmicas de los edificios y el fomento del uso de tecnologías más eficientes y sostenibles para su acondicionamiento”, con el objetivo de lograr unas condiciones adecuadas de confort con el mínimo gasto energético.

Uno de los factores en los que incide este reglamento es en el aumento de exigencias y, por tanto, en los espesores de aislamiento necesarios. Considerando una conductividad térmica del material aislante de 0,035 W/mK, como la que posee el poliestireno extruido, para muros y suelos en contacto con el aire exterior los espesores recomendados van desde los 5 hasta los 14 centímetros; para el aislamiento de cubiertas, uno de los usos más extendidos del XPS, el nuevo CTE recomienda espesores de entre 5 y 17 centímetros.

Paulo Oliveira, presidente de AIPEX cuando se produjo esta modificación, la valoró de forma positiva, a la vez que destacaba sobre los esfuerzos que la industria del XPS llevaba años realizando para adaptarse a los nuevos requisitos de la normativa y de un sector cada vez más exigente en materia de aislamiento: “Hemos pasado de fabricar materiales con poco espesor, que solamente cumplían con la normativa, a ofrecer al mercado soluciones de gran espesor para satisfacer la demanda profesional y social. Esta evolución del mercado ha provocado que los espesores de 3 o 4 centímetros, que hace unos años eran lo habitual, hayan pasado a ser algo testimonial o para casos muy puntuales donde no es posible usar espesores mayores”.

, , ,

¿QUÉ PARÁMETROS SE MIDEN PARA DETERMINAR EL IMPACTO AMBIENTAL?

28/06/2021 | Información técnica

El cambio climático es una realidad y un desafío al que gobiernos de todo el mundo pretenden plantar cara, ya que tanto el planeta como nuestra calidad de vida dependen de ello. Dos medidas recientes en este sentido en España ha sido la Ley de Cambio Climático y Transición Energética y el Programa para la Rehabilitación Energética de Edificios. El sector de la construcción no es ajeno a esta realidad, ya que los edificios son los responsables de buena parte de las emisiones de gases de efecto invernadero (hasta el 40%, según algunas estimaciones). Por ello, las normativas relacionadas con la construcción son cada vez más exigentes en materia de eficiencia energética.

Los fabricantes de materiales de aislamiento no son ajenos a esta realidad, y son conscientes de que sus productos no deben limitarse a proporcionar un buen aislamiento en los edificios en los que son instalados, favoreciendo así la reducción de las emisiones en la etapa de uso de dichos edificios, sino que deben procurar que su impacto ambiental sea el mínimo posible durante todas las fases de su ciclo de vida.

Pero, ¿a qué nos referimos con esto? El Análisis de Ciclo de Vida (ACV) es un proceso objetivo para evaluar las cargas ambientales asociadas a un producto, proceso o actividad identificando y cuantificando el uso de materia y energía y los vertidos al entorno; para determinar el impacto que ese uso de recursos y esos vertidos producen en el medio ambiente, y para evaluar y llevar a la práctica estrategias de mejora ambiental, según la SETAC (Sociedad de Química y Toxicología Ambiental). 

Así, el ACV consiste en evaluar el ciclo completo del producto, teniendo en cuenta las siguientes etapas, desde su fabricación hasta el fin de su vida útil:

  • Extracción y procesado de materias primas
  • Producción de energía y materia prima
  • Fabricación, transporte y distribución
  • Uso, reutilización y mantenimiento
  • Reciclado y disposición del residuo

El XPS es un material cuyo impacto medioambiental puede considerarse muy bajo en términos de ciclo de vida. En solo unos meses tras su instalación en un edificio, habrá ahorrado más energía, recursos y emisiones de los que se han utilizado en su producción, y su nula necesidad de mantenimiento, junto con su elevada durabilidad garantiza que lo seguirá haciendo durante las próximas décadas. Existe una declaración ambiental de producto (DAP) del XPS disponible en el siguiente enlace, que recoge datos proporcionados por Exiba (The European Extruded Polystyrene Insulation Board Association).

El XPS puede emplear un alto porcentaje de contenido reciclado (hasta el 100%) en su composición, lo que reduce sus necesidades en la fase de extracción y procesado de materias primas, y puede a su vez ser reutilizado y reciclado, lo que optimiza la fase de reciclado y disposición del residuo, una vez terminada la vida útil del edificio en el que está instalado. Por otro lado, su capacidad para proporcionar aislamiento térmico es suficiente como para cumplir con estándares de eficiencia tan exigentes como el estándar Passivhaus.

Por lo general, los ACV se realizan para de identificar qué etapas de este son más contaminantes o perjudiciales para el medio ambiente, con el objetivo de actuar sobre ellas, optimizándolas y logrando minimizar su impacto.

Por ello, la fase final de la realización de un ACV es su revisión crítica,que comprueba si el ACV se ajusta a la metodología, obtención de datos e informe estándares. Así, su finalidad es verificar si el informe es transparente, si los datos obtenidos están en concordancia con los objetivos planteados y si las interpretaciones reflejan las limitaciones del estudio.

, , , , , ,

ESPESOR TÉRMICO ÓPTIMO: ¿QUÉ ES? ¿LO HEMOS ALCANZADO YA?

04/05/2021 | Información técnica

Alcanzar la eficiencia energética de nuestros edificios es un paso imprescindible para atajar el cambio climático, evitar el desperdicio de energía y recursos valiosos y hacer nuestras viviendas (y con ellas, nuestras vidas) más confortables. Un buen aislamiento térmico es una de las claves, tanto en edificios de nueva construcción como en rehabilitaciones, para lograr que se ciñan a los nuevos criterios de eficiencia en el edificado, y aquí es donde aparece la noción del espesor térmico óptimo.

El espesor térmico óptimo se basa en un cálculo que tiene en cuenta la relación entre la inversión realizada en aislamiento y el ahorro que se deriva de la instalación de dicho aislamiento. Así, este espesor óptimo sería aquel con el que, con las premisas consideradas, los beneficios económicos son los máximos. Desde el punto de vista de ahorro energético y de emisiones de CO2, el aislamiento ideal teórico sería aquel con el que se producen los máximos ahorros sin incrementos económicos.

Sin embargo, no hay que olvidar que tener únicamente en cuenta el criterio económico implica no evaluar los impactos que conlleva la degradación del medio ambiente (económicos, sociales, sanitarios, etc.), por lo que cabe considerar que el verdadero aislamiento óptimo debería ser aquel que permite un impacto medioambiental mínimo, lo que se da cuando la demanda energética del edificio es nula y, por tanto, también lo es su consumo.

Pese a que algunas voces del sector defienden que este espesor óptimo ya se ha alcanzado con las últimas modificaciones del Código Técnico de la Edificación, lo cierto es que aún quedan en España muchas viviendas anteriores a la mera existencia de algún tipo de normativa en materia de aislamiento térmico. Según la zona climática, la solución constructiva y el tipo de aislamiento térmico escogido, los espesores medios habituales en edificación hasta hace bien poco han oscilado dentro del intervalo de 2 a 6 centímetros. Aplicando las directivas europeas sobre eficiencia energética de los edificios y la norma europea de cálculo de necesidades de calefacción (UNE EN 832) se hacía evidente que, como media, esos espesores se podían duplicar (4 a 12 cm), permaneciendo aún por debajo del máximo definido por el espesor económico.

Dicho incremento de los espesores mínimos del aislamiento térmico se ha plasmado en la última modificación del mencionado CTE. Como ya contamos desde AIPEX entonces, el nuevo articulado el Documento Básico de Ahorro de Energía (DB-HE) propuso una la mejora de “la calidad de las envolventes térmicas de los edificios y el fomento del uso de tecnologías más eficientes y sostenibles para su acondicionamiento, lo que permitirá alcanzar unas condiciones adecuadas de confort con el mínimo gasto energético”. Para ello, este documento ponía el acento en el aumento de las exigencias mínima, y con él de los espesores de aislamiento necesarios. Así, para una conductividad térmica de 0,035 W/mK, como la que posee el poliestireno extruido (XPS), se recomiendan espesores entre los 5 y los 14 centímetros para muros y suelos en contacto con el aire exterior, mientras que para el aislamiento de cubiertas, uno de los usos más habituales del este material, los espesores se fijan entre los 5 y los 17 centímetros.

Esta mayor exigencia fue bien recibida por parte de todo el sector y, en concreto, de AIPEX, al valorar la equiparación a otras normativas europeas más estrictas en cuanto a la eficiencia energética. Paulo Oliveira, entonces presidente de AIPEX, opinaba sobre los esfuerzos que la industria del XPS llevaba años realizando para adaptarse a los nuevos requisitos de la normativa y de un sector cada vez más exigente en materia de aislamiento: “Hemos pasado de fabricar materiales con poco espesor, que solamente cumplían con la normativa, a ofrecer al mercado soluciones de gran espesor para satisfacer la demanda profesional y social. Esta evolución del mercado ha provocado que los espesores de 3 o 4 centímetros, que hace unos años eran lo habitual, hayan pasado a ser algo testimonial o para casos muy puntuales donde no es posible usar espesores mayores”.

, , , ,

ADIÓS, HUMEDADES: EL XPS, TU ALIADO FRENTE A ESTE INCÓMODO PROBLEMA

29/03/2021 | Información técnica

¡En abril, aguas mil! Aunque con las consecuencias del cambio climático la sabiduría popular ya no se muestra tan certera como hace unos años, la primavera suele llegar acompañada de las esperadas lluvias. Y, si bien son muy necesarias para los cultivos y nuestros embalses, también son las causantes de que más de uno se eche a temblar: lamentablemente, las humedades y goteras aún son una de las patologías más típicas que aquejan a los edificios españoles.

Partiendo del dato de que, aproximadamente, seis de cada diez viviendas españolas carecen completamente de aislamiento térmico o poseen uno que es ineficiente, no es de extrañar que muchas de ellas padezcan el problema recurrente de las humedades, directamente relacionadas con la falta de aislamiento. La aparición de señales como marcas negras de moho y hongos, persistente olor a humedad, abombamientos y caída de pintura, condensación en ventanas, azulejos y alicatados, o puertas de madera que ya no encajan en sus marcos debe ponernos sobre aviso. Las humedades no son únicamente un problema estético, sino que impactan en el confort de nuestra vivienda y en nuestra salud, pues contribuyen a la aparición de enfermedades respiratorias, además de comprometer a medio plazo toda la estructura del edificio.

Si bien existen numerosas alternativas para poner un parche al problema (como las pinturas antihumedad, las reparaciones cosméticas de albañilería o el secado y limpiado de la zona afectada), conviene ir a la raíz, ya que si no se detecta el origen de las humedades reaparecerán al cabo de poco tiempo.

Por ello, la mejor alternativa es buscar consejo profesional y, una vez determinado el tipo de humedad que padece la vivienda (por condensación superficial, por condensación intersticial, por capilaridad o por filtración), escoger la solución definitiva que nos ayude a decir adiós para siempre a las humedades, y que en la práctica totalidad de los casos pasará por aislar.

El aislamiento térmico reduce intensamente las ganancias (en verano) o pérdidas (en invierno) de energía a través de la envolvente del edificio. Asimismo, y si recurrimos a determinados materiales aislantes, como el poliestireno extruido (XPS), también constituyen una efectiva barrera ante la humedad, gracias a su absorción de agua prácticamente nula.

El aislamiento de la envolvente del edificio por el exterior es, sin duda, la solución más utilizada, especialmente recomendada por la sencillez de su instalación frente al aislamiento por el interior, su alta durabilidad que proporciona y su capacidad para revalorizar el inmueble.

El XPS es un producto aislante higrotérmico, que prácticamente no absorbe agua (0,7%) y, por ello, no precisa de una barrera de vapor, todo lo cual lo convierte en un material especialmente recomendable para plantar cara a la humedad. Además, su elevada resistencia mecánica es muy superior a la de otros aislantes térmicos, por lo que protege el edificio de las cargas derivadas del uso a lo largo del tiempo. Su capacidad para mantener sus propiedades inalteradas a lo largo del tiempo es clave a la hora de asegurar que el nuevo aislamiento durará muchos, muchos años. ¿Necesitas más ventajas? Pues, además de su elevada durabilidad, la posibilidad de su reutilización al final de la vida útil del edificio y el alto porcentaje de contenido reciclado que se usa en su fabricación hacen que sea un material de construcción respetuoso con el medio ambiente.

Así, el XPS no solo te permitirá olvidarte de las humedades para siempre y disfrutar de un ambiente más confortable y saludable en el interior de tu vivienda, sino que te permitirá ahorrar en la factura energética y colaborar en la lucha contra el calentamiento global. ¡Y que llueva cuanto quiera!

, , , ,

¿POR QUÉ AISLAR? CINCO RAZONES DE PESO

01/03/2021 | Sin categorizar

Aunque el sector de la rehabilitación y la reforma está viviendo, en general, un momento de auge gracias al creciente número de personas que quieren mejorar sus hogares, aún hay un número muy importante de estas intervenciones que se quedan en el mero aspecto estético. Sin embargo, la mejora del aislamiento tiene muchas ventajas (algunas de ellas, inmediatas) y supone una inversión que merece la pena emprender. Como expertos en la materia, te damos algunos motivos de peso para aislar.

Mi casa es mi castillo

Cuando pensamos en la casa perfecta, la comodidad es una de las primeras ideas que acude a nuestras mentes. Y ¿qué ayuda más a la comodidad que una temperatura agradable dentro de nuestros hogares? El aislamiento con materiales como el XPS te ayudará a olvidarte del frío en invierno y del calor excesivo en verano, ya que sus propiedades consiguen mantener el interior a salvo de las oscilaciones de temperatura.

Además, si vives en una zona con una climatología extrema, el XPS está especialmente indicado, debido a su resistencia a los ciclos de hielo-deshielo, que soporta sin ver mermadas sus propiedades, y a su absorción de agua casi nula, perfecta para zonas lluviosas o con un alto índice de humedad.

La salud es lo primero

Hay pocas sentencias de la sabiduría popular que hayan revalidado su importancia tanto como esta en los últimos tiempos. Y sí, un buen aislamiento puede ayudar a tu salud, además de a la salud del propio edificio: al garantizar unas temperaturas estables en el interior y evitar los problemas de humedad y moho, previene enfermedades respiratorias y, por supuesto, reduce las muertes relacionadas con el frío y el calor extremos.

Rentabiliza tu dinero

Si el aislamiento consigue mantener el frío fuera en invierno, y el calor alejado en verano, la consecuencia es evidente: el gasto tanto en calefacción como en aire acondicionado se verá rápidamente reducido. Tanto, que hay profesionales del sector como el Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla-La Mancha que han llegado a calificar las intervenciones en el aislamiento de la casa como “obras que se pagan solas en forma de ahorro energético a corto y medio plazo”.

Además, una rehabilitación energética revaloriza la vivienda en hasta un 20%, por lo que no nos cabe duda: aislar es la medida perfecta para rentabilizar nuestro dinero.

¡Paremos el cambio climático!

Con fenómenos climatológicos tan extremos con la reciente borrasca Filomena y cada vez más científicos y especialistas alertando de los peligros del cambio climático, también son cada vez más las personas que se preguntan qué pueden hacer para frenar esta alarmante tendencia. Además de una serie de pequeños hábitos que todos podemos implementar en nuestra vida diaria y de optar por el transporte público en lugar del coche particular, existe una respuesta obvia: aislar.

Aunque probablemente no sea la primera respuesta contra el cambio climático que se te haya ocurrido, los datos demuestran que es una de las más efectivas: en torno al 40% de las emisiones nocivas para el medio ambiente que se producen en Europa provienen del parque edificado, a menudo envejecido y con escasas o nulas medidas de aislamiento térmico. El Programa de Rehabilitación Energética de Edificios , financiado con fondos europeos, aspira a conseguir la recuperación económica tras la reciente crisis sanitaria mientras camina hacia la neutralidad carbónica.

Cambio de imagen

Si por tu edificio no han pasado los años en balde, quizá sea un buen momento de darle un lavado de cara que, de paso, lo revalorice. El aislamiento de la cubierta prolongará su vida útil; el de la envolvente no solo evitará la pérdida de calor en invierno y de frescor en verano, sino que es una medida que renueva la estética del edificio. Además de quedar listo para aguantar el tirón en perfectas condiciones durante muchos años más, gracias a la elevada durabilidad del XPS, su valor se incrementará incluso por encima de la inversión inicial realizada.

, , , , ,

CIMENTACIÓN Y AISLAMIENTO CON XPS: EMPEZANDO LAS COSAS (Y LAS CASAS) BIEN DESDE LA BASE

18/01/2021 | Información técnica

Seguramente se trata de la máxima constructiva más conocida en la sabiduría popular: “No hay que empezar la casa por el tejado”, gracias a la cual todos, aunque no sepamos nada más acerca de edificación, somos conscientes de la gran importancia que tiene la cimentación en un edificio.

Un buen aislamiento, al igual que la buena construcción del refrán, debe empezar también por la cimentación. Esta zona, en contacto con el terreno y sometida a fuertes cargas mecánicas, amplias variaciones de temperatura y condiciones de humedad, ciclos de hielo-deshielo y otras condiciones extremas, se beneficia especialmente de un material aislante con las condiciones precisas. Y, una vez más, el XPS es idóneo para la misión.

¿Qué características del XPS lo hacen perfecto para la cimentación?

En primer lugar, hay que contar con la elevada durabilidad de este material, que conserva sus propiedades prácticamente inalteradas a lo largo del tiempo, garantizando para la edificación una larga vida útil durante la que no se produzcan deterioros. Por un lado, el XPS es capaz de conservar su baja conductividad térmica a largo plazo, lo que resultará en un menor consumo de energía por parte del edificio y, por tanto, menores emisiones de CO2, perjudiciales para el medio ambiente. Por otro lado, posee una elevada resistencia a la humedad, que evita el riesgo de condensaciones en los muros y la aparición de las temidas humedades.

Siempre que se den entornos húmedos, habituales en el caso de la cimentación, hay riesgo de que el aislante térmico absorba agua, lo que produciría un aumento de su conductividad térmica… y una nada deseable disminución de su capacidad aislante. La clave para resistir ataques de humedad radica en si la estructura es porosa o no. En el caso del XPS, su absorción de agua es prácticamente nula, lo que implica que se puede usar bajo las losas de cimentación y para el aislamiento térmico perimetral, al ser imputrescible. En estas aplicaciones, es además importante colocar correctamente este aislamiento en la pared o la fachada, evitando puentes térmicos, lo que garantizará un mayor ahorro energético y, además, evitará las heladas bajo los cimientos del edificio, capaces de producir daños estructurales importantes.

La resistencia a la compresión del XPS, que asegura que permanezca intacto incluso tras ciclos de hielo-deshielo, es, junto con su resistencia al agua, la que nos garantizará una cimentación a prueba de riesgos, en la que la deformación en el producto no será superior al 2% (o, lo que es lo mismo, prácticamente inapreciable) en un periodo de 50 años, tiempo que se considera como vida útil de edificios o construcciones.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de su instalación?

En términos ya más técnicos, y en lo referente a su colocación bajo losas de cimentación, el primer paso para su puesta en obra será contar con una superficie plana y con la resistencia necesaria para el uso previsto. Puede tratarse tanto del propio terreno como de la capa de hormigón de limpieza.

A la hora de instalar el XPS, y en función de las necesidades particulares de aislamiento, las planchas pueden colocarse en una o varias capas, siempre contrapeando las planchas de cada capa frente a las de otra para asegurar que las juntas no coincidan

Además, y como protección frente a las heladas, los bordes laterales de la losa se aislarán para evitar puentes térmicos. Es importante proteger estos bordes contra la entrada de agua mediante adhesivos o selladores.

Te invitamos a descubrir más en nuestro Manual XPS en aislamiento en contacto con el terreno.

, , , ,

Mayores espesores de XPS, para las nuevas exigencias normativas y del mercado

24/03/2020 | Normativa Noticias

“Más vale tarde que nunca”, dice el saber popular tantas veces aplicado a la acción legislativa. El pasado diciembre el Consejo de Ministros aprobó el Real Decretoque modifica el Código Técnico de la Edificación (CTE) tras un largo e intenso proceso de audiencia e información pública con vistas a cumplir el sueño de que los edificios nuevos tengan un consumo de energía próximo a cero.

Los edificios que se construyan a partir de la entrada en vigor de la nueva normativa tendrán una alta eficiencia energética, que, sumada a la mayor contribución de energía procedente de fuentes renovables, supondrá una reducción del consumo de energía respecto a los índices actuales de en torno al 40% de media.

El texto incorpora un Documento Básico de Ahorro de Energía(DB-HE) que será decisivo en la pretensión de contar con un parque de viviendas más sostenible y ya se disponen de aplicaciones actualizadaspara facilitar su implementación de cara a su entrada en vigor el próximo 28 de junio.

El DB-HE propone una la mejora de “la calidad de las envolventes térmicas de los edificios y en el fomento del uso de las tecnologías más eficientes y sostenibles para su acondicionamiento, lo que permitirá alcanzar unas condiciones adecuadas de confort con el mínimo gasto energético”.

En base a esta norma, los espesores de aislamiento se verán incrementados. Se ha comprobado que esta medida es la más sencilla, económica y eficaz a la hora de reducir el consumo energético de las viviendas. Igualmente sucede con los huecos, las nuevas exigencias aumentan la necesidad de aislamiento de las ventanas.

En concreto, considerando una conductividad térmica media del material aislante de 0,035 W/mK, una característica que cumple desde su concepto el Poliestireno Extruido (XPS), podemos concluir que para muros y suelos en contacto con el aire exterior los espesores recomendados van desde los 5 hasta los 14 centímetros dependiendo de la zona climática donde se encuentre el edificio. Por su parte, para el aislamiento de cubiertas, uno de los usos más extendidos del XPS, el nuevo CTE recomienda espesores de entre 5 y 17 centímetros.

Pero atendiendo a una preocupación social de primer orden, la norma también incide en el ámbito de la rehabilitación, considerada una de las actuaciones más urgentes para atajar la huella de la edificación sobre el cambio climático,

“El anterior CTE ya exigía niveles óptimos de aislamiento, pero por fin estos criterios también se aplicarán en la rehabilitación de edificios para los que el nuevo CTE prevé unos espesores cercanos a los exigidos en obra nueva”, explicaba recientemente nuestro presidente, Paulo Oliveira. 

Nuestra asociación, valora la norma y aplaude esta modificación que confirma la tendencia de nuestros fabricantes y que es imprescindible para el progresivo avance hacia una economía baja en carbono competitiva en 2050, objetivo con el que se ha comprometido España a través de acuerdos internacionales en las últimas Cumbres del Clima.

, , , , ,

LA DURABILIDAD DEL SATE: UN SISTEMA DE AISLAMIENTO TÉRMICO CON MUCHA VIDA POR DELANTE

03/03/2020 | Información técnica

El Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior (SATE) es una de las aplicaciones estrella del poliestireno extruido y, como tal, no es la primera vez que hablamos de ella en este blog, como puedes descubrir aquí y aquí.

Esta solución constructiva es a menudo descrita con la gráfica imagen de “ponerle un abrigo al edificio” (aunque esta definición deja en el tintero que este abrigo se transforma en un protector contra el calor excesivo en verano, una ventaja nada despreciable en climas calurosos como el español). Hoy, sin embargo, queremos centrarnos en uno de los aspectos que convierten al XPS en uno de los materiales preferidos para un buen sistema SATE: su durabilidad.

El XPS es uno de los materiales preferidos para un buen sistema #SATE

El poliestireno extruido no solo reduce los puentes térmicos, sino que, debido a su absorción de agua casi nula y a su baja permeabilidad al vapor de agua, evita la aparición de condensaciones en el interior de la vivienda o dentro de los propios muros. Además, su alta resistencia a impactos mecánicos y cargas también hace que sea capaz de mantener sus cualidades aislantes sin alteraciones a lo largo del tiempo, lo que lo convierte en un material de aislamiento hecho para durar.

Pero, dado que una cosa es la teoría y otra la práctica, ¿qué es lo que ocurre en la vida real, cuando el SATE se encuentra expuesto durante años a la lluvia, los ciclos de hielo y deshielo, y otras condiciones que pueden desafiar su integridad? No hay mejor manera de comprobar la eficacia y durabilidad de esta solución de aislamiento térmico que salir a ver cómo han afrontado el paso del tiempo y las estaciones los edificios en los que se ha instalado.

Obra en Guadalajara, SATE-ETICS de 1996 en excelente estado.

Los ejemplos reales de obras con un sistema SATE-ETICS de poliestireno extruido que ha resistido el paso de los años sin perder sus propiedades no son difíciles de encontrar. Acompañamos este artículo con un ejemplo dentro de nuestras fronteras: esta obra, situada en Guadalajara, posee 15000 m2 de fachadas SATE-ETICS instaladas nada más y nada menos que en enero de 1996 y, como puede apreciarse en las fotos que mostramos, se conserva en un excelente estado más de veinte años después.

Basándonos en los Documentos de Idoneidad Técnica concedidos por el Instituto Torroja también es fácil encontrar obras con este sistema y una antigüedad que, en algunos casos, se remonta a la década de los 80. El Instituto Torroja también certificó la durabilidad de varias cubiertas invertidas, una de las aplicaciones más extremas para el aislamiento, realizadas con XPS y que, con más de 30 años, mantienen todas sus propiedades intactas. Y, prolongando nuestra visita de campo más allá de los límites de España, un informe de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Venecia incluía varias obras de parecida antigüedad y que también se han enfrentado sin problemas al paso de los años.

Con más de 30 años de antigüedad, el XPS mantiene sus propiedades intactas.

Así, y gracias a su durabilidad, un SATE realizado con XPS no solo es una buena elección si pensamos en nuestro bolsillo. En un momento en el que la emergencia climática es una realidad, este tipo de aislamiento evitará consumos de energía innecesarios, pero gracias a su durabilidad también ayudará a prolongar el ciclo de vida útil del edificio, ya que pasará mucho tiempo antes de que sea necesaria una nueva obra, con el consecuente gasto energía en su fabricación, transporte y puesta en obra.

, , , , ,