Etiqueta: aislamiento térmico

Categorías

Archivo

CUANTO MÁS AISLAMIENTO TÉRMICO, ¿MEJOR?

30/07/2021 | Información técnica

La preocupación por el cambio climático y la necesidad de reactivar la economía después de la crisis provocada por el coronavirus mediante inversiones en sectores como la construcción han determinado que el aislamiento térmico esté en boca de todos. Y no nos sorprende: el aislamiento térmico permite mantener nuestros hogares a temperaturas estables, haciéndolo más confortable, ayuda a ahorrar en la factura energética, revaloriza nuestros hogares de cara a una futura venta y, por si fuese poco, reduce las emisiones nocivas que causan el calentamiento global.

Las ayudas europeas, que tienen como doble objetivo hacer el parque edificado más sostenible e impulsar el empleo, han hecho que tanto los medios de comunicación como las personas de a pie se hayan interesado cada vez más por las bondades del aislamiento térmico.

Está claro que el aislamiento térmico no puede considerarse como un gasto, sino una inversión, ya que el dinero invertido se compensa rápidamente mediante el ahorro energético no solo en calefacción, sino para mantener la vivienda fresca en verano. Pero, en este caso particular, ¿más aislamiento térmico es, necesariamente, mejor?

Aquí es donde debemos hablar del espesor del aislamiento, que no es sino el grosor que tiene: por ejemplo, los centímetros de ancho de una plancha de poliestireno extruido. Para determinar cuál será en cada caso el espesor correcto, debemos saber que estará relacionado con una serie de variables: entre otras, la climatología local, el sistema constructivo elegido, o el coste y las prestaciones térmicas del aislamiento térmico en particular de que se trate.

Teniendo en cuenta dichas variables, existirá un espesor económico,que será elespesor térmico óptimodesde el punto de vista económico. Se basa en un cálculo que considera la relación entre la inversión realizada en aislamiento y el ahorro que se derivará de la instalación del mismo. Así, este espesor óptimo sería aquel con el que, con las premisas consideradas, los beneficios económicos son los máximos. Desde el punto de vista de ahorro energético y de emisiones de CO2, el aislamiento ideal teórico sería aquel con el que se producen los máximos ahorros sin incrementos económicos. Una vez alcanzado este, no sería necesario aislar más, ya que solo se conseguiría un incremento del coste sin un aumento del ahorro energético y, por tanto, de los beneficios.

Los espesores tienen gran importancia a la hora de conseguir edificios más sostenibles. Por ello, el nuevo Documento Básico de Ahorro de Energía (DB-HE) del Código Técnico de la Edificación propuso una la mejora de “la calidad de las envolventes térmicas de los edificios y el fomento del uso de tecnologías más eficientes y sostenibles para su acondicionamiento”, con el objetivo de lograr unas condiciones adecuadas de confort con el mínimo gasto energético.

Uno de los factores en los que incide este reglamento es en el aumento de exigencias y, por tanto, en los espesores de aislamiento necesarios. Considerando una conductividad térmica del material aislante de 0,035 W/mK, como la que posee el poliestireno extruido, para muros y suelos en contacto con el aire exterior los espesores recomendados van desde los 5 hasta los 14 centímetros; para el aislamiento de cubiertas, uno de los usos más extendidos del XPS, el nuevo CTE recomienda espesores de entre 5 y 17 centímetros.

Paulo Oliveira, presidente de AIPEX cuando se produjo esta modificación, la valoró de forma positiva, a la vez que destacaba sobre los esfuerzos que la industria del XPS llevaba años realizando para adaptarse a los nuevos requisitos de la normativa y de un sector cada vez más exigente en materia de aislamiento: “Hemos pasado de fabricar materiales con poco espesor, que solamente cumplían con la normativa, a ofrecer al mercado soluciones de gran espesor para satisfacer la demanda profesional y social. Esta evolución del mercado ha provocado que los espesores de 3 o 4 centímetros, que hace unos años eran lo habitual, hayan pasado a ser algo testimonial o para casos muy puntuales donde no es posible usar espesores mayores”.

, , ,

¿QUÉ PARÁMETROS SE MIDEN PARA DETERMINAR EL IMPACTO AMBIENTAL?

28/06/2021 | Información técnica

El cambio climático es una realidad y un desafío al que gobiernos de todo el mundo pretenden plantar cara, ya que tanto el planeta como nuestra calidad de vida dependen de ello. Dos medidas recientes en este sentido en España ha sido la Ley de Cambio Climático y Transición Energética y el Programa para la Rehabilitación Energética de Edificios. El sector de la construcción no es ajeno a esta realidad, ya que los edificios son los responsables de buena parte de las emisiones de gases de efecto invernadero (hasta el 40%, según algunas estimaciones). Por ello, las normativas relacionadas con la construcción son cada vez más exigentes en materia de eficiencia energética.

Los fabricantes de materiales de aislamiento no son ajenos a esta realidad, y son conscientes de que sus productos no deben limitarse a proporcionar un buen aislamiento en los edificios en los que son instalados, favoreciendo así la reducción de las emisiones en la etapa de uso de dichos edificios, sino que deben procurar que su impacto ambiental sea el mínimo posible durante todas las fases de su ciclo de vida.

Pero, ¿a qué nos referimos con esto? El Análisis de Ciclo de Vida (ACV) es un proceso objetivo para evaluar las cargas ambientales asociadas a un producto, proceso o actividad identificando y cuantificando el uso de materia y energía y los vertidos al entorno; para determinar el impacto que ese uso de recursos y esos vertidos producen en el medio ambiente, y para evaluar y llevar a la práctica estrategias de mejora ambiental, según la SETAC (Sociedad de Química y Toxicología Ambiental). 

Así, el ACV consiste en evaluar el ciclo completo del producto, teniendo en cuenta las siguientes etapas, desde su fabricación hasta el fin de su vida útil:

  • Extracción y procesado de materias primas
  • Producción de energía y materia prima
  • Fabricación, transporte y distribución
  • Uso, reutilización y mantenimiento
  • Reciclado y disposición del residuo

El XPS es un material cuyo impacto medioambiental puede considerarse muy bajo en términos de ciclo de vida. En solo unos meses tras su instalación en un edificio, habrá ahorrado más energía, recursos y emisiones de los que se han utilizado en su producción, y su nula necesidad de mantenimiento, junto con su elevada durabilidad garantiza que lo seguirá haciendo durante las próximas décadas. Existe una declaración ambiental de producto (DAP) del XPS disponible en el siguiente enlace, que recoge datos proporcionados por Exiba (The European Extruded Polystyrene Insulation Board Association).

El XPS puede emplear un alto porcentaje de contenido reciclado (hasta el 100%) en su composición, lo que reduce sus necesidades en la fase de extracción y procesado de materias primas, y puede a su vez ser reutilizado y reciclado, lo que optimiza la fase de reciclado y disposición del residuo, una vez terminada la vida útil del edificio en el que está instalado. Por otro lado, su capacidad para proporcionar aislamiento térmico es suficiente como para cumplir con estándares de eficiencia tan exigentes como el estándar Passivhaus.

Por lo general, los ACV se realizan para de identificar qué etapas de este son más contaminantes o perjudiciales para el medio ambiente, con el objetivo de actuar sobre ellas, optimizándolas y logrando minimizar su impacto.

Por ello, la fase final de la realización de un ACV es su revisión crítica,que comprueba si el ACV se ajusta a la metodología, obtención de datos e informe estándares. Así, su finalidad es verificar si el informe es transparente, si los datos obtenidos están en concordancia con los objetivos planteados y si las interpretaciones reflejan las limitaciones del estudio.

, , , , , ,

ESPESOR TÉRMICO ÓPTIMO: ¿QUÉ ES? ¿LO HEMOS ALCANZADO YA?

04/05/2021 | Información técnica

Alcanzar la eficiencia energética de nuestros edificios es un paso imprescindible para atajar el cambio climático, evitar el desperdicio de energía y recursos valiosos y hacer nuestras viviendas (y con ellas, nuestras vidas) más confortables. Un buen aislamiento térmico es una de las claves, tanto en edificios de nueva construcción como en rehabilitaciones, para lograr que se ciñan a los nuevos criterios de eficiencia en el edificado, y aquí es donde aparece la noción del espesor térmico óptimo.

El espesor térmico óptimo se basa en un cálculo que tiene en cuenta la relación entre la inversión realizada en aislamiento y el ahorro que se deriva de la instalación de dicho aislamiento. Así, este espesor óptimo sería aquel con el que, con las premisas consideradas, los beneficios económicos son los máximos. Desde el punto de vista de ahorro energético y de emisiones de CO2, el aislamiento ideal teórico sería aquel con el que se producen los máximos ahorros sin incrementos económicos.

Sin embargo, no hay que olvidar que tener únicamente en cuenta el criterio económico implica no evaluar los impactos que conlleva la degradación del medio ambiente (económicos, sociales, sanitarios, etc.), por lo que cabe considerar que el verdadero aislamiento óptimo debería ser aquel que permite un impacto medioambiental mínimo, lo que se da cuando la demanda energética del edificio es nula y, por tanto, también lo es su consumo.

Pese a que algunas voces del sector defienden que este espesor óptimo ya se ha alcanzado con las últimas modificaciones del Código Técnico de la Edificación, lo cierto es que aún quedan en España muchas viviendas anteriores a la mera existencia de algún tipo de normativa en materia de aislamiento térmico. Según la zona climática, la solución constructiva y el tipo de aislamiento térmico escogido, los espesores medios habituales en edificación hasta hace bien poco han oscilado dentro del intervalo de 2 a 6 centímetros. Aplicando las directivas europeas sobre eficiencia energética de los edificios y la norma europea de cálculo de necesidades de calefacción (UNE EN 832) se hacía evidente que, como media, esos espesores se podían duplicar (4 a 12 cm), permaneciendo aún por debajo del máximo definido por el espesor económico.

Dicho incremento de los espesores mínimos del aislamiento térmico se ha plasmado en la última modificación del mencionado CTE. Como ya contamos desde AIPEX entonces, el nuevo articulado el Documento Básico de Ahorro de Energía (DB-HE) propuso una la mejora de “la calidad de las envolventes térmicas de los edificios y el fomento del uso de tecnologías más eficientes y sostenibles para su acondicionamiento, lo que permitirá alcanzar unas condiciones adecuadas de confort con el mínimo gasto energético”. Para ello, este documento ponía el acento en el aumento de las exigencias mínima, y con él de los espesores de aislamiento necesarios. Así, para una conductividad térmica de 0,035 W/mK, como la que posee el poliestireno extruido (XPS), se recomiendan espesores entre los 5 y los 14 centímetros para muros y suelos en contacto con el aire exterior, mientras que para el aislamiento de cubiertas, uno de los usos más habituales del este material, los espesores se fijan entre los 5 y los 17 centímetros.

Esta mayor exigencia fue bien recibida por parte de todo el sector y, en concreto, de AIPEX, al valorar la equiparación a otras normativas europeas más estrictas en cuanto a la eficiencia energética. Paulo Oliveira, entonces presidente de AIPEX, opinaba sobre los esfuerzos que la industria del XPS llevaba años realizando para adaptarse a los nuevos requisitos de la normativa y de un sector cada vez más exigente en materia de aislamiento: “Hemos pasado de fabricar materiales con poco espesor, que solamente cumplían con la normativa, a ofrecer al mercado soluciones de gran espesor para satisfacer la demanda profesional y social. Esta evolución del mercado ha provocado que los espesores de 3 o 4 centímetros, que hace unos años eran lo habitual, hayan pasado a ser algo testimonial o para casos muy puntuales donde no es posible usar espesores mayores”.

, , , ,

ADIÓS, HUMEDADES: EL XPS, TU ALIADO FRENTE A ESTE INCÓMODO PROBLEMA

29/03/2021 | Información técnica

¡En abril, aguas mil! Aunque con las consecuencias del cambio climático la sabiduría popular ya no se muestra tan certera como hace unos años, la primavera suele llegar acompañada de las esperadas lluvias. Y, si bien son muy necesarias para los cultivos y nuestros embalses, también son las causantes de que más de uno se eche a temblar: lamentablemente, las humedades y goteras aún son una de las patologías más típicas que aquejan a los edificios españoles.

Partiendo del dato de que, aproximadamente, seis de cada diez viviendas españolas carecen completamente de aislamiento térmico o poseen uno que es ineficiente, no es de extrañar que muchas de ellas padezcan el problema recurrente de las humedades, directamente relacionadas con la falta de aislamiento. La aparición de señales como marcas negras de moho y hongos, persistente olor a humedad, abombamientos y caída de pintura, condensación en ventanas, azulejos y alicatados, o puertas de madera que ya no encajan en sus marcos debe ponernos sobre aviso. Las humedades no son únicamente un problema estético, sino que impactan en el confort de nuestra vivienda y en nuestra salud, pues contribuyen a la aparición de enfermedades respiratorias, además de comprometer a medio plazo toda la estructura del edificio.

Si bien existen numerosas alternativas para poner un parche al problema (como las pinturas antihumedad, las reparaciones cosméticas de albañilería o el secado y limpiado de la zona afectada), conviene ir a la raíz, ya que si no se detecta el origen de las humedades reaparecerán al cabo de poco tiempo.

Por ello, la mejor alternativa es buscar consejo profesional y, una vez determinado el tipo de humedad que padece la vivienda (por condensación superficial, por condensación intersticial, por capilaridad o por filtración), escoger la solución definitiva que nos ayude a decir adiós para siempre a las humedades, y que en la práctica totalidad de los casos pasará por aislar.

El aislamiento térmico reduce intensamente las ganancias (en verano) o pérdidas (en invierno) de energía a través de la envolvente del edificio. Asimismo, y si recurrimos a determinados materiales aislantes, como el poliestireno extruido (XPS), también constituyen una efectiva barrera ante la humedad, gracias a su absorción de agua prácticamente nula.

El aislamiento de la envolvente del edificio por el exterior es, sin duda, la solución más utilizada, especialmente recomendada por la sencillez de su instalación frente al aislamiento por el interior, su alta durabilidad que proporciona y su capacidad para revalorizar el inmueble.

El XPS es un producto aislante higrotérmico, que prácticamente no absorbe agua (0,7%) y, por ello, no precisa de una barrera de vapor, todo lo cual lo convierte en un material especialmente recomendable para plantar cara a la humedad. Además, su elevada resistencia mecánica es muy superior a la de otros aislantes térmicos, por lo que protege el edificio de las cargas derivadas del uso a lo largo del tiempo. Su capacidad para mantener sus propiedades inalteradas a lo largo del tiempo es clave a la hora de asegurar que el nuevo aislamiento durará muchos, muchos años. ¿Necesitas más ventajas? Pues, además de su elevada durabilidad, la posibilidad de su reutilización al final de la vida útil del edificio y el alto porcentaje de contenido reciclado que se usa en su fabricación hacen que sea un material de construcción respetuoso con el medio ambiente.

Así, el XPS no solo te permitirá olvidarte de las humedades para siempre y disfrutar de un ambiente más confortable y saludable en el interior de tu vivienda, sino que te permitirá ahorrar en la factura energética y colaborar en la lucha contra el calentamiento global. ¡Y que llueva cuanto quiera!

, , , ,

¿POR QUÉ AISLAR? CINCO RAZONES DE PESO

01/03/2021 | Sin categorizar

Aunque el sector de la rehabilitación y la reforma está viviendo, en general, un momento de auge gracias al creciente número de personas que quieren mejorar sus hogares, aún hay un número muy importante de estas intervenciones que se quedan en el mero aspecto estético. Sin embargo, la mejora del aislamiento tiene muchas ventajas (algunas de ellas, inmediatas) y supone una inversión que merece la pena emprender. Como expertos en la materia, te damos algunos motivos de peso para aislar.

Mi casa es mi castillo

Cuando pensamos en la casa perfecta, la comodidad es una de las primeras ideas que acude a nuestras mentes. Y ¿qué ayuda más a la comodidad que una temperatura agradable dentro de nuestros hogares? El aislamiento con materiales como el XPS te ayudará a olvidarte del frío en invierno y del calor excesivo en verano, ya que sus propiedades consiguen mantener el interior a salvo de las oscilaciones de temperatura.

Además, si vives en una zona con una climatología extrema, el XPS está especialmente indicado, debido a su resistencia a los ciclos de hielo-deshielo, que soporta sin ver mermadas sus propiedades, y a su absorción de agua casi nula, perfecta para zonas lluviosas o con un alto índice de humedad.

La salud es lo primero

Hay pocas sentencias de la sabiduría popular que hayan revalidado su importancia tanto como esta en los últimos tiempos. Y sí, un buen aislamiento puede ayudar a tu salud, además de a la salud del propio edificio: al garantizar unas temperaturas estables en el interior y evitar los problemas de humedad y moho, previene enfermedades respiratorias y, por supuesto, reduce las muertes relacionadas con el frío y el calor extremos.

Rentabiliza tu dinero

Si el aislamiento consigue mantener el frío fuera en invierno, y el calor alejado en verano, la consecuencia es evidente: el gasto tanto en calefacción como en aire acondicionado se verá rápidamente reducido. Tanto, que hay profesionales del sector como el Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla-La Mancha que han llegado a calificar las intervenciones en el aislamiento de la casa como “obras que se pagan solas en forma de ahorro energético a corto y medio plazo”.

Además, una rehabilitación energética revaloriza la vivienda en hasta un 20%, por lo que no nos cabe duda: aislar es la medida perfecta para rentabilizar nuestro dinero.

¡Paremos el cambio climático!

Con fenómenos climatológicos tan extremos con la reciente borrasca Filomena y cada vez más científicos y especialistas alertando de los peligros del cambio climático, también son cada vez más las personas que se preguntan qué pueden hacer para frenar esta alarmante tendencia. Además de una serie de pequeños hábitos que todos podemos implementar en nuestra vida diaria y de optar por el transporte público en lugar del coche particular, existe una respuesta obvia: aislar.

Aunque probablemente no sea la primera respuesta contra el cambio climático que se te haya ocurrido, los datos demuestran que es una de las más efectivas: en torno al 40% de las emisiones nocivas para el medio ambiente que se producen en Europa provienen del parque edificado, a menudo envejecido y con escasas o nulas medidas de aislamiento térmico. El Programa de Rehabilitación Energética de Edificios , financiado con fondos europeos, aspira a conseguir la recuperación económica tras la reciente crisis sanitaria mientras camina hacia la neutralidad carbónica.

Cambio de imagen

Si por tu edificio no han pasado los años en balde, quizá sea un buen momento de darle un lavado de cara que, de paso, lo revalorice. El aislamiento de la cubierta prolongará su vida útil; el de la envolvente no solo evitará la pérdida de calor en invierno y de frescor en verano, sino que es una medida que renueva la estética del edificio. Además de quedar listo para aguantar el tirón en perfectas condiciones durante muchos años más, gracias a la elevada durabilidad del XPS, su valor se incrementará incluso por encima de la inversión inicial realizada.

, , , , ,

CIMENTACIÓN Y AISLAMIENTO CON XPS: EMPEZANDO LAS COSAS (Y LAS CASAS) BIEN DESDE LA BASE

18/01/2021 | Información técnica

Seguramente se trata de la máxima constructiva más conocida en la sabiduría popular: “No hay que empezar la casa por el tejado”, gracias a la cual todos, aunque no sepamos nada más acerca de edificación, somos conscientes de la gran importancia que tiene la cimentación en un edificio.

Un buen aislamiento, al igual que la buena construcción del refrán, debe empezar también por la cimentación. Esta zona, en contacto con el terreno y sometida a fuertes cargas mecánicas, amplias variaciones de temperatura y condiciones de humedad, ciclos de hielo-deshielo y otras condiciones extremas, se beneficia especialmente de un material aislante con las condiciones precisas. Y, una vez más, el XPS es idóneo para la misión.

¿Qué características del XPS lo hacen perfecto para la cimentación?

En primer lugar, hay que contar con la elevada durabilidad de este material, que conserva sus propiedades prácticamente inalteradas a lo largo del tiempo, garantizando para la edificación una larga vida útil durante la que no se produzcan deterioros. Por un lado, el XPS es capaz de conservar su baja conductividad térmica a largo plazo, lo que resultará en un menor consumo de energía por parte del edificio y, por tanto, menores emisiones de CO2, perjudiciales para el medio ambiente. Por otro lado, posee una elevada resistencia a la humedad, que evita el riesgo de condensaciones en los muros y la aparición de las temidas humedades.

Siempre que se den entornos húmedos, habituales en el caso de la cimentación, hay riesgo de que el aislante térmico absorba agua, lo que produciría un aumento de su conductividad térmica… y una nada deseable disminución de su capacidad aislante. La clave para resistir ataques de humedad radica en si la estructura es porosa o no. En el caso del XPS, su absorción de agua es prácticamente nula, lo que implica que se puede usar bajo las losas de cimentación y para el aislamiento térmico perimetral, al ser imputrescible. En estas aplicaciones, es además importante colocar correctamente este aislamiento en la pared o la fachada, evitando puentes térmicos, lo que garantizará un mayor ahorro energético y, además, evitará las heladas bajo los cimientos del edificio, capaces de producir daños estructurales importantes.

La resistencia a la compresión del XPS, que asegura que permanezca intacto incluso tras ciclos de hielo-deshielo, es, junto con su resistencia al agua, la que nos garantizará una cimentación a prueba de riesgos, en la que la deformación en el producto no será superior al 2% (o, lo que es lo mismo, prácticamente inapreciable) en un periodo de 50 años, tiempo que se considera como vida útil de edificios o construcciones.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de su instalación?

En términos ya más técnicos, y en lo referente a su colocación bajo losas de cimentación, el primer paso para su puesta en obra será contar con una superficie plana y con la resistencia necesaria para el uso previsto. Puede tratarse tanto del propio terreno como de la capa de hormigón de limpieza.

A la hora de instalar el XPS, y en función de las necesidades particulares de aislamiento, las planchas pueden colocarse en una o varias capas, siempre contrapeando las planchas de cada capa frente a las de otra para asegurar que las juntas no coincidan

Además, y como protección frente a las heladas, los bordes laterales de la losa se aislarán para evitar puentes térmicos. Es importante proteger estos bordes contra la entrada de agua mediante adhesivos o selladores.

Te invitamos a descubrir más en nuestro Manual XPS en aislamiento en contacto con el terreno.

, , , ,

Mayores espesores de XPS, para las nuevas exigencias normativas y del mercado

24/03/2020 | Normativa Noticias

“Más vale tarde que nunca”, dice el saber popular tantas veces aplicado a la acción legislativa. El pasado diciembre el Consejo de Ministros aprobó el Real Decretoque modifica el Código Técnico de la Edificación (CTE) tras un largo e intenso proceso de audiencia e información pública con vistas a cumplir el sueño de que los edificios nuevos tengan un consumo de energía próximo a cero.

Los edificios que se construyan a partir de la entrada en vigor de la nueva normativa tendrán una alta eficiencia energética, que, sumada a la mayor contribución de energía procedente de fuentes renovables, supondrá una reducción del consumo de energía respecto a los índices actuales de en torno al 40% de media.

El texto incorpora un Documento Básico de Ahorro de Energía(DB-HE) que será decisivo en la pretensión de contar con un parque de viviendas más sostenible y ya se disponen de aplicaciones actualizadaspara facilitar su implementación de cara a su entrada en vigor el próximo 28 de junio.

El DB-HE propone una la mejora de “la calidad de las envolventes térmicas de los edificios y en el fomento del uso de las tecnologías más eficientes y sostenibles para su acondicionamiento, lo que permitirá alcanzar unas condiciones adecuadas de confort con el mínimo gasto energético”.

En base a esta norma, los espesores de aislamiento se verán incrementados. Se ha comprobado que esta medida es la más sencilla, económica y eficaz a la hora de reducir el consumo energético de las viviendas. Igualmente sucede con los huecos, las nuevas exigencias aumentan la necesidad de aislamiento de las ventanas.

En concreto, considerando una conductividad térmica media del material aislante de 0,035 W/mK, una característica que cumple desde su concepto el Poliestireno Extruido (XPS), podemos concluir que para muros y suelos en contacto con el aire exterior los espesores recomendados van desde los 5 hasta los 14 centímetros dependiendo de la zona climática donde se encuentre el edificio. Por su parte, para el aislamiento de cubiertas, uno de los usos más extendidos del XPS, el nuevo CTE recomienda espesores de entre 5 y 17 centímetros.

Pero atendiendo a una preocupación social de primer orden, la norma también incide en el ámbito de la rehabilitación, considerada una de las actuaciones más urgentes para atajar la huella de la edificación sobre el cambio climático,

“El anterior CTE ya exigía niveles óptimos de aislamiento, pero por fin estos criterios también se aplicarán en la rehabilitación de edificios para los que el nuevo CTE prevé unos espesores cercanos a los exigidos en obra nueva”, explicaba recientemente nuestro presidente, Paulo Oliveira. 

Nuestra asociación, valora la norma y aplaude esta modificación que confirma la tendencia de nuestros fabricantes y que es imprescindible para el progresivo avance hacia una economía baja en carbono competitiva en 2050, objetivo con el que se ha comprometido España a través de acuerdos internacionales en las últimas Cumbres del Clima.

, , , , ,

LA DURABILIDAD DEL SATE: UN SISTEMA DE AISLAMIENTO TÉRMICO CON MUCHA VIDA POR DELANTE

03/03/2020 | Información técnica

El Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior (SATE) es una de las aplicaciones estrella del poliestireno extruido y, como tal, no es la primera vez que hablamos de ella en este blog, como puedes descubrir aquí y aquí.

Esta solución constructiva es a menudo descrita con la gráfica imagen de “ponerle un abrigo al edificio” (aunque esta definición deja en el tintero que este abrigo se transforma en un protector contra el calor excesivo en verano, una ventaja nada despreciable en climas calurosos como el español). Hoy, sin embargo, queremos centrarnos en uno de los aspectos que convierten al XPS en uno de los materiales preferidos para un buen sistema SATE: su durabilidad.

El XPS es uno de los materiales preferidos para un buen sistema #SATE

El poliestireno extruido no solo reduce los puentes térmicos, sino que, debido a su absorción de agua casi nula y a su baja permeabilidad al vapor de agua, evita la aparición de condensaciones en el interior de la vivienda o dentro de los propios muros. Además, su alta resistencia a impactos mecánicos y cargas también hace que sea capaz de mantener sus cualidades aislantes sin alteraciones a lo largo del tiempo, lo que lo convierte en un material de aislamiento hecho para durar.

Pero, dado que una cosa es la teoría y otra la práctica, ¿qué es lo que ocurre en la vida real, cuando el SATE se encuentra expuesto durante años a la lluvia, los ciclos de hielo y deshielo, y otras condiciones que pueden desafiar su integridad? No hay mejor manera de comprobar la eficacia y durabilidad de esta solución de aislamiento térmico que salir a ver cómo han afrontado el paso del tiempo y las estaciones los edificios en los que se ha instalado.

Obra en Guadalajara, SATE-ETICS de 1996 en excelente estado.

Los ejemplos reales de obras con un sistema SATE-ETICS de poliestireno extruido que ha resistido el paso de los años sin perder sus propiedades no son difíciles de encontrar. Acompañamos este artículo con un ejemplo dentro de nuestras fronteras: esta obra, situada en Guadalajara, posee 15000 m2 de fachadas SATE-ETICS instaladas nada más y nada menos que en enero de 1996 y, como puede apreciarse en las fotos que mostramos, se conserva en un excelente estado más de veinte años después.

Basándonos en los Documentos de Idoneidad Técnica concedidos por el Instituto Torroja también es fácil encontrar obras con este sistema y una antigüedad que, en algunos casos, se remonta a la década de los 80. El Instituto Torroja también certificó la durabilidad de varias cubiertas invertidas, una de las aplicaciones más extremas para el aislamiento, realizadas con XPS y que, con más de 30 años, mantienen todas sus propiedades intactas. Y, prolongando nuestra visita de campo más allá de los límites de España, un informe de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Venecia incluía varias obras de parecida antigüedad y que también se han enfrentado sin problemas al paso de los años.

Con más de 30 años de antigüedad, el XPS mantiene sus propiedades intactas.

Así, y gracias a su durabilidad, un SATE realizado con XPS no solo es una buena elección si pensamos en nuestro bolsillo. En un momento en el que la emergencia climática es una realidad, este tipo de aislamiento evitará consumos de energía innecesarios, pero gracias a su durabilidad también ayudará a prolongar el ciclo de vida útil del edificio, ya que pasará mucho tiempo antes de que sea necesaria una nueva obra, con el consecuente gasto energía en su fabricación, transporte y puesta en obra.

, , , , ,

Eficiencia Energética y salubridad: claves de nuevo CTE

23/12/2019 | Normativa

Se esperaba su llegada antes de final de año y finalmente el pasado día 20 de diciembre se aprobó el Real Decreto que modifica el Código Técnico de la Edificación (CTE).

Tal y como el sector reclamaba, esta modificación moderniza el CTE y lo hace más acorde a las nuevas exigencias normativas y sociales sobre salud, confort, seguridad y eficiencia energética de los edificios.

AIPEX valora especialmente las mejoras realizadas respecto al “Documento Básico de Ahorro de Energía (DB-HE)” que acercan la normativa española a la europea en materia de ahorro de energía. No en vano, todos los edificios que se construyan o rehabiliten a partir de ahora “tendrán una alta eficiencia energética, lo que, sumado a la mayor contribución de energía procedente de fuentes renovables, supondrá una reducción del consumo de energía primaria no renovable, respecto a los actuales, de en torno a un 40% de media”, según reconoce la información facilitada por el Ministerio de Fomento.

Lo más importante en opinión de la asociación es que el nuevo DB-HE ponga el foco en la mejora de “la calidad de las envolventes térmicas de los edificios y en el fomento del uso de las tecnologías más eficientes y sostenibles para su acondicionamiento, lo que permitirá alcanzar unas condiciones adecuadas de confort con el mínimo gasto energético”.

AIPEX también reconoce que estas modificaciones serán imprescindibles para el progresivo avance hacia una economía baja en carbono competitiva en 2050, objetivo con los que se ha comprometido España a través de acuerdos internacionales en las últimas Cumbres del Clima.

Además de la modificación del DB-HE, el nuevo CTE incluye una nueva sección del “Documento Básico de Salubridad” sobre “Protección frente a la exposición al radón”, por la que se establecen normas de seguridad básicas para la protección contra los peligros derivados de la exposición a radiaciones ionizantes. El Real Decreto aprobado recoge además cambios en el “Documento Básico de Seguridad en caso de Incendio”, “donde se ha realizado una modificación en el apartado de “Propagación exterior” para adaptar las exigencias reglamentarias a la transformación que se está experimentando en la composición de los cerramientos exteriores de edificios en los últimos tiempos, tanto por la propia innovación tecnológica del sector, como por las crecientes exigencias de la normativa en materia de eficiencia energética”.

La asociación espera que esta modificación marque el inicio de una política ambiciosa en materia de eficiencia energética y sostenibilidad, tanto para la obra nueva como para la rehabilitación de edificios. Sólo con una estrategia global, actualizada, coordinada y decidida, España podrá hacer frente a sus compromisos de lucha contra el clima y avanzar hacia la esperada descarbonización de su parque edificado.

, , , , ,

Aislar con XPS desde el interior: ventajas y consideraciones a tener en cuenta

04/12/2019 | Información técnica

Es esa época del año: la de pensar en las cálidas reuniones navideñas… y las gélidas temperaturas que, más veces de las que nos gustaría, se cuelan en nuestra vivienda habitual o en la querida casa del pueblo, dejando helada, de paso, nuestra cuenta corriente. Y, por si este no fuese un motivo de peso suficiente como para hacernos pensar en mejorar el aislamiento de nuestro hogar, apenas hace unos días que el Parlamento Europeo ha declarado la emergencia climática: ha llegado el momento de actuar contra las emisiones de CO2. Dado que el parque edificado es el responsable de un amplio porcentaje de ellas, ¿por qué no empezar la tarea desde casa?

Ya hemos dedicado espacio en este blog a hablar de las ventajas de los sistemas de aislamiento térmico por el exterior (SATE) con poliestireno extruido. Y es que, por su durabilidad, alta resistencia a la humedad, una instalación que permite continuar la vida en el edificio sin contratiempos y el rápido retorno de la inversión (en forma de ahorro de costes de energía), se trata de una de las soluciones estrella cuando toda la comunidad de vecinos quiere dar un cambio energético (¡y estético!) al edificio.

Pero, ¿qué sucede si estamos ante un edificio cuya fachada está protegida, o no existe acuerdo con la comunidad de vecinos? Ante estos escenarios, es probable que debamos recurrir a un aislamiento por el interior. En estos casos, el poliestireno extruido también puede ser el aliado perfecto. Aunque en esta clase de intervenciones no se puede evitar interferir con el día a día de los habitantes de la vivienda, su colocación suele ser sencilla y rápida, y su alta resistencia a la humedad hace que sea un material muy duraderohttps://aipex.es/blog/2016/11/xps-nacido-para-durar/, capaz de conservar sus propiedades aislantes inalteradas a lo largo del tiempo.

architecture-4272192_640

El XPS está especialmente indicado en procesos de rehabilitación energética de viviendas de uso intermitente, ya que su débil inercia térmica supone una ventaja en los casos en los que queremos calentar el aire interior de forma rápida: por ejemplo, en el caso de esa coqueta casita del pueblo que sería mucho más acogedora si las temperaturas en su interior superasen los quince grados en los meses de invierno. Eso sí, es conveniente prestar atención a las juntas entre paneles para evitar la formación de puentes térmicos por los que “se escape el gato” o penetre la humedad. El canto recto o las juntas machihembradas, que la mayoría de paneles de XPS ya incorporan de fábrica, serán de gran ayuda para evitar este problema.

Es posible demoler el tabique interior del muro de la vivienda y aprovechar el espacio dejado por la cámara interior para colocar el panel de poliestireno extruido y evitar, en la medida de lo posible, que su grosor reste espacio al interior, pero también puede ser aplicado directamente sobre la pared existente si se persigue una solución más sencilla y de menor coste. El XPS presenta, además, otra ventaja a la hora de los acabados, como es la posibilidad de enyesar directamente sobre él, gracias a su superficie apta para esta clase de aplicaciones.

, , , , , ,

nZEBoffice+, la primera oficina de consumo casi nulo en Portugal

19/06/2019 | Proyectos con XPS

No cabe duda: el estándar Passivhausha venido para quedarse. Se multiplican las noticias, jornadas y formaciones en las que se manejan conceptos como edificios de consumo casi nulo, eficiencia energética o sostenibilidad, y no es solo porque estos temas estén de moda (que lo están), sino porque la emergencia climática es una realidad y el edificado es uno de los sectores en los que debemos ponernos a trabajar sin pérdida de tiempo.

En Portugal, como sucede en España, un clima relativamente benigno, la ausencia de criterios de construcción más rígidos y un parque de viviendas envejecido han tenido como resultado altas tasas de pobreza energética, una baja eficiencia de los hogares y una escasa calidad del aire interior. Las construcciones realizadas según el estándar Passivhaus y los criterios de consumo casi nulo pretender solucionar estos problemas y, al mismo tiempo, minimizar las emisiones del edificado.

(más…)

, , , , , , , , ,

El sector de la construcción en Portugal: un breve análisis de los sectores en alza de la nueva edificación y la rehabilitación

01/04/2019 | Noticias

Seguramente el sector de la construcción es uno de los que más une a España y Portugal: si en muchos aspectos ambos países mantienen una relación más superficial de lo que aconsejaría su proximidad, la edificación y la rehabilitación son dos de los asuntos en los que con mayor frecuencia se da una colaboración entre empresas de diferentes nacionalidades, o que están establecidas a escala ibérica. Hoy pretendemos realizar un breve análisis de la situación del sector en Portugal, que, como España, vive un buen momento en cuanto al crecimiento del número de proyectos en marcha.

(más…)

, , , , ,

El aislamiento térmico: la mejor medida para ahorrar en nuestra factura energética

28/01/2019 | Noticias

La luz y el gas son imprescindibles en todos los hogares españoles. Ya no concebimos la posibilidad de vivir sin ellos y, salvo casos extremos, el consumo de energía en mayor o menor medida es un gasto asumido en la economía familiar.

Pero pese a ser un bien de primera necesidad, su precio ha convertido a estos servicios en un producto de auténtico lujo. Ante la escalada de los precios de la energía tenemos varias opciones para ahorrar en su consumo. Una buena idea son los comparadores de luz o gas que nos permiten comparar y tomar decisiones para ahorrar lo máximo posible en dos servicios que conllevan un compromiso muy largo, puesto que se usan y se pagan, cada uno o dos meses y para toda la vida. 

(más…)

, , , , , ,

¿Por qué todo el mundo habla del Libro Blanco del Sector de la Edificación en España?

04/12/2018 | Noticias

Constructec 18, celebrado entre los días 13 y 15 de noviembre en Madrid, ha venido cargado de interesantes novedades para el sector de los materiales, técnicas y soluciones constructivas. Una de las más relevantes, a juzgar por el entusiasmo con el que ha sido recibida, ha sido la presentación del Libro Blanco del Sector de la Edificación en España, en un acto inaugurado por Francisco Javier Martín, director general de Arquitectura, Vivienda y Suelo del Ministerio de Fomento, y por Juan Lazcano, presidente de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), que nadie se quiso perder.

Pero, ¿por qué todo el mundo habla del Libro Blanco del Sector de la Edificación en España?

(más…)

, , , , , ,

¿Qué cambios supone el borrador del nuevo CTE?

02/11/2018 | Normativa

OFRECEMOS UNA REFLEXIÓN CRÍTICA SOBRE EL NUEVO CÓDIGO TÉCNICO DE LA EDIFICACIÓN (CTE)

A estas alturas del siglo XXI, quedan pocas dudas de que el cambio climático es un fenómeno tan real como preocupante. Y, dado que las emisiones de gases de efecto invernadero producidos por el consumo energético de los edificios están entre sus causas, uno de los principales retos actuales para la construcción es la sostenibilidad del edificado.

En esta línea, el Documento Básico de Ahorro de Energía (DB-HE) del Código Técnico de la Edificación (CTE) fija unas exigencias mínimas en cuanto a los límites de este consumo energético. Su objetivo inmediato es que los edificios mejoren su capacidad para la eficiencia y, así, contribuir a la minimización de las emisiones. Este año 2018 debía tener lugar la actualización del CTE y, tras la publicación del nuevo borrador, hemos querido realizar un análisis para el que hemos consultado a nuestros expertos.

(más…)

, , , , , , , , , , ,